Especiales Noticias

INEI: En el Perú hay 2 millones de pobres más que en el año 2019

Bajos ingresos económicos de las familias y la inflación impidieron reducir la pobreza, según especialistas. Indicador en la zona urbana está 7,7% por encima del nivel pre pandemia.

La pobreza monetaria en el 2021 alcanzó al 25,9% de la población en el Perú, indicó el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Esto es 8′556.000 personas. Si bien el porcentaje es menor comparado con el 2020, aún se encuentra 5,7% por encima del 2019. Esto quiere decir que hay 2 millones 65 mil personas pobres más de las que había en el 2019.

El Instituto Peruano de Economía (IPE) detalló que las cifras de pobreza del 2021 están a niveles del 2012, mientras que han salido de la pobreza monetaria 1,3 millones de los 3,3 millones de personas que cayeron en la pobreza monetaria en el 2020 como consecuencia de la pandemia.

Según los especialistas consultados por este Diario, son dos factores los que explican que la pobreza monetaria aún no disminuya a niveles prepandemia: el rebote económico del país en el 2021 no se ha traducido en una recuperación de los ingresos de las familias, y el incremento de precios a fines del 2021 producto de la inflación.

Sobre el primer punto, Pablo Lavado, vicedecano del Departamento Académico de Economía de la Universidad del Pacífico, apuntó a que la recuperación del gasto per cápita por hogar en el 2021 (de S/753) aún se mantiene por debajo del nivel del 2019 (S/843).

Por otro lado, Álvaro Monge, gerente general de Macroconsult, precisó que, viendo el panorama de forma trimestral, en el cuarto trimestre del 2020 la pobreza monetaria ascendió a aproximadamente 24,5%, mientras que el promedio del 2021 supera dicha cifra.

Añadió que tanto el crecimiento económico como la inflación, que explican la variación de la pobreza en el 2021, están lejos de mejorar. “Lo que vemos es que están complicándose más”, dijo.

El Perú urbano

De forma desagregada, el nivel de pobreza en el área rural se encuentra 1,1% por debajo del nivel pre pandemia. Sin embargo, en el caso del área urbana, la pobreza llega a un 22,3% –representando un retroceso de 13 años, indicó el IPE– cuando en el 2019 era de 14,6%. En este último caso, según el propio INEI, se trata de una diferencia “estadísticamente muy significativa” para el INEI. Así, Lavado señaló que el mayor impacto económico por la pandemia lo han sentido las familias de las zonas urbanas.

La flexibilización de varios países respecto a las medidas sanitarias frente a la actual pandemia de COVID-19 permite a cada vez más viajeros movilizarse alrededor del mundo sin mayores requisitos de ingreso, tales como el certificado de vacunación o la prueba PCR. ¿En qué países ya no es necesario presentar estos documentos? Te lo contamos en este video.

“El mayor impacto se sintió en las áreas urbanas, no en las áreas rurales. Deberíamos llegar a niveles del 2019 en la pobreza urbana y esto me parece que estaba alrededor del 15%, pero aún falta muchísimo”, indicó.

Por su lado, Monge sostuvo que Lima Metropolitana y el Callao se encuentran entre las regiones con más baja recuperación en el 2021, cuando la pobreza disminuyó 2,6% en estas dos jurisdicciones comparado con el 2020, año en el que este indicador se elevó cerca del 13%.

Por su parte, Víctor Fuentes, economista jefe del IPE, indicó que las estrategias del Estado para atender a las personas más vulnerables han tenido un mayor efecto en las zonas rurales con programas sociales como Juntos, Pensión 65 y Contigo, que se vienen realizando desde hace algunos años, “pero casi no existe un símil [de estos programas] en las zonas urbanas, lo más próximo son los comedores populares”.

Ante esta situación, Lavado consideró que se debe poner atención a los sistemas de protección social y los programas sociales en las áreas urbanas.

Empleo

Los tres especialistas consideraron fundamental la necesidad de generar empleo de calidad para revertir las cifras de pobreza.

“En la medida en que no podamos recuperar ese tipo de empleos que te generan mejores condiciones y mejores salarios, la reducción de la pobreza va a ser todavía limitada”, indicó Fuentes.

Para ello, también se necesita promover la inversión privada, agregó Lavado.

“Generar empleo es una posición necesaria para revertir las cifras de pobreza en el sector urbano. ¿Y esto cómo lo haces? El principal ‘driver’ del crecimiento económico y por lo tanto del crecimiento de los ingresos y por lo tanto en la reducción de la pobreza en las áreas urbanas es la inversión privada”, acotó.

Fuente: El Comercio – Christian Silva

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.