Internacional Noticias

Un Boeing 747 SuperTanker llegará a Bolivia para apagar los incendios forestales

Evo Morales confirmó la compra de un avión tanque con el objetivo de apagar el fuego que perjudica la zona de Chiquitanía.

El Gobierno de Bolivia, informó que contrató los servicios de una aeronave cisterna Boeing 747 SuperTanker para apagar el incendio forestal en la zona de la Chiquitanía cruceña, localidad de Santa Cruz.

Evo Morales autorizó al ministro de Economía y Finanzas Públicas de Bolivia, Luis Alberto Arce, para formalizar la llegada del Boeing 747 SuperTanke al suelo boliviano. El tanque tiene una capacidad de 150 mil litros de agua trabaja por 13 horas desde el cielo.

“Se instruyó al Ministro de Economía contratar un avión Boeing 747 SuperTanker que nos ayude a apagar los distintos focos de incendio en el oriente boliviano”, anunció Evo Morales.

El presidente de Bolivia también dijo que instalará un comité especial que llevará por nombre gabinete de emergencia ambiental. Este grupo estará constituido por el vicepresidente del país andino, Álvaro García Linera, y los titulares de otros ministerios.

Los Ministerios de Presidencia, Gobierno, Medio Ambiente y Agua, Desarrollo Rural, Tierras y Salud, fueron convocados a integrar este contingente.

“A la una de la tarde el hermano vicepresidente se constituirá con los ministerios, para gestar un plan de movilización y en la tarde estar en Roboré”, apuntó.

El avión Boeing 747 SuperTanker tiene la capacidad de retener 1,500 litros de agua por lo que se requiere su presencia para atacar los incendios forestales que han venido afectado los bosques de Bolivia y Paraguay.

El Gobierno de Bolivia declararó en emergencia la zona de la Chiquitanía cruceña, con el objetivo de evitar que se extienda el fuego y cause más daños naturales y materiales.

La Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) dijo que el fuego había devorado 471 mil hectáreas de bosques y pastizales.

Mientras que el Centro de Documentación e Información Bolivia (Cedib) alertó que desde el año 2016, el país ha perdido, anualmente, 350 mil hectáreas de bosque por la deforestación legal y clandestina.

Fuente: La República

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *