Columnistas Noticias

Trabajadores vulnerables

El día internacional del trabajo, encuentra este uno de mayo a los trabajadores peruanos totalmente vulnerables en sus derechos laborales. La canasta familiar en nuestro país tiene un costo promedio de 1,500 soles, el sueldo básico o la remuneración mínima vital de un trabajador es de apenas 850 soles, es decir 50% menos de lo que cuesta a un trabajador alimentar, educar, dar salud y vivienda decorosa a su familia. Y si hablamos de los trabajadores que viven de sus pensiones, la cosa es más dramática.

Esa es la realidad con la que viven los trabajadores en nuestro país, ante la indiferencia de las autoridades de gobierno, Congreso de la República y de la propia Defensoría del Pueblo. Los derechos laborales y las pensiones en nuestro país están congelados.

La política económica diseñada por nuestros gobernantes desde el año 1,993 en nuestro país es extractiva y de servicios. No hay una política económica productiva (generar industrias) de parte del estado que podría generar puestos de trabajo estables y bien remunerados.

No hay una política educativa masiva en favor de formar profesionales en carreras técnicas (electricistas, ebanistas, albañiles, mecánicos) que les permita a los jóvenes acceder a un puesto de trabajo concluido sus estudios secundarios.

El acceso a la salud es complicado al carecer de un puesto de trabajo y se tiene que recurrir a los establecimientos de salud del estado, ambos es decir Essalud y Ministerio de Salud, tienen un común denominador, carecen de infraestructura de inmuebles (hospitales) y de servicios en atención de operaciones y medicamentos a los usuarios.

En esta hora de cambios para nuestro país, donde impera la corrupción, es necesario reafirmar que la corrupción que afronta nuestra sociedad tiene como actores principales a los empresarios de cuello y corbata, no tiene a los trabajadores. Los trabajadores con sus recortados derechos laborales están en sus cada día más escasos puestos de trabajo, generando la poca riqueza que nuestro país produce.

Debemos organizar un gran debate nacional para poner en agenda los derechos laborales de los trabajadores de nuestro país y de esta manera acabar con la vulnerabilidad con la que vivimos e involucra a nuestras familias, porque simplemente nuestros derechos laborales es lo que menos importa al país, sus gobernantes y a los empresarios.

Escribe: Oscar Larenas Núñez – director

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *