Internacional Noticias

Se consolidan retos medioambientales

Concluyó la Cumbre del Clima número 23, que ha tenido lugar en la ciudad alemana de Bonn.

Autoridades políticas de todo el mundo han formado parte de esta Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. ¿Lo que les unía?: dar respuesta a los retos medioambientales a los que nos enfrentamos y comprometerse a tomar con urgencia las medidas necesarias para resolverlos.

Mientras se desarrollaba la cita, todavía resonaban los acuerdos alcanzados en la COP 21, conocida como la conferencia “de las decisiones” debido al Acuerdo de París, firmado por 195 países y acogido con gran entusiasmo. Esta era la segunda cumbre del clima celebrada tras el histórico acuerdo. Haciendo calar el mensaje de urgencia requerido, ha sido presidida precisamente por uno de los países más vulnerables al cambio climático, Fiyi. A través de esta posición, se puso sobre la mesa de conversaciones las drásticas consecuencias a las que se enfrentan las zonas más vulnerables.

Así lo hacía saber el Secretario General de la ONU, António Guterres, que acompañó la postura de Fiyi. “La voz de los pequeños Estados insulares que se encuentran en primera línea del cambio climático debe ser también nuestra voz”, dijo. Ahondando en ello, también indicó que “las inundaciones, los incendios, las tormentas extremas y la sequía están creciendo en intensidad y frecuencia.

Los niveles atmosféricos de dióxido de carbono son más altos de lo que han sido nunca durante 800,000 años. El cambio climático es la amenaza que define nuestro tiempo. Nuestro deber, para nosotros y para las generaciones futuras, es aumentar el nivel de ambición”. Finalmente, pidió más ambición en cinco áreas de acción específicas: emisiones, adaptación a los impactos inevitables del cambio climático, finanzas, alianzas y liderazgo.

Una vez ha concluida la Cumbre, y a la espera de que los Estados partícipes trasladen a sus países los acuerdos firmados, empiezan a atisbarse algunas conclusiones.

Entre las mejores noticias se encuentra la emisión de bonos verdes, cuyo mercado se está expandiendo habiendo excedido ya el record del año pasado.  Además de ello, cada vez parece haber más acuerdo con respecto a la posición que deben tomar los países más ricos. Aprovechando la ocasión, Merkel y Macron recordaron la responsabilidad que recae sobre los países más contaminadores. Destacaron en el desarrollo de la Cumbre que es deber de estas naciones afrontar con mayor contundencia los efectos del cambio climático y apoyar a los países más vulnerables.

Si bien estas decisiones son claros de luz en el preocupante panorama, desde muchos sectores se sigue percibiendo que los Estados siguen sin involucrarse como deberían en la aplicación de medidas para frenar contundentemente el avance del cambio climático. Ejemplo de ello son las desalentadoras noticias que llegan precisamente a nuestro país. España ha decidido dar la espalda al desarrollo de energías renovables quedando fuera de la ‘Alianza global para eliminar el carbón’. Esta celebrada iniciativa ha contado con el respaldo de más de 20 países y regiones, que demuestran así su ambición e implicación en terminar con la dependencia al carbón.

De otro se lamenta que “la falta de visión del ministro de industria y energía, Álvaro Nadal, que en vez de apostar de forma decidida por las energías renovables, de las cuales nuestro país tiene abundantes recursos, sigue apoyando la producción eléctrica con carbón e impidiendo que se haga una verdadera transición justa en las comarcas mineras”.

Informe Especial: Cristian Cobeñas – Enviado especial / Con información de Naciones Unidas y WWF España. Fotos: CB

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *