Locales Noticias

Salud Mental: Preocupa destino de pacientes con trastornos mentales agudos

El parlamentario andino Mario Zúñiga Martínez expresó su preocupación por el anuncio del Ministerio de Salud en cuanto al paulatino cierre de hospitales psiquiátricos y, por ende, del servicio de internamiento en estos nosocomios de pacientes con trastornos mentales agudos.

“El Minsa ha anunciado que ya no existirán este tipo de hospitales especializados y ha anunciado que serán reemplazados por «hogares protegidos” y también por Centros de Salud Mental Comunitarios (CSMC)”, dijo Zúñiga Martínez.

Señaló que, por ejemplo, en los “hogares protegidos” será materia de exclusión para el internamiento que los pacientes tengan personalidad antisocial o conductas psicopáticas.

“Si el usuario tiene más de 65 años tampoco será admitido y debe internarse   por consentimiento propio. Este tipo de centro de salud se enfoca más que nada en albergar a pacientes con enfermedades mentales primarias”, observó el parlamentario andino.

Indicó que por su parte los Centros de Salud Mental Comunitarios funcionarán solo 12 horas al día, sin internamiento, enfocados en un modelo de atención de salud mental comunitaria, centrado en las personas, familia y comunidades y que actúa con la participación protagónica y efectiva de estas.

Refirió que el Minsa ha señalado que una vez se cierren los hospitales psiquiátricos, los nosocomios generales podrán recibir a pacientes con enfermedades mentales agudas por un máximo de un mes y de ahí a la calle.

Dijo que en la práctica está demostrado que gran parte de los pacientes de los hospitales psiquiátricos que son dados de alta retornan porque una vez afuera no se les realiza el seguimiento ni control adecuado.

“Me preocupa qué pasará por ejemplo cuando los pacientes con esquizofrenia estables gracias al cuidado y medicación que les proporcionan en los hospitales psiquiátricos dejen este tipo de atención especializada que un nosocomio general no le va a dar y menos en 30 días”, preguntó Zúñiga Martínez.

Sostuvo que el verdadero problema de la salud mental radica en el bajo presupuesto que el Estado le asigna.

“La inversión per cápita anual promedio en el Perú, en el 2017, fue de 12,6 soles, monto que se encuentra inclusive por debajo del gasto anual per cápita de países de bajos ingresos. En ocho regiones del país la inversión per cápita anual para salud mental fluctúa entre 2,1 y 3,2 soles”, puntualizó el parlamentario andino.

“La pregunta que se cae de madura es y qué sucederá con aquellos pacientes con enfermedades mentales graves que no tienen familiares o que, si los tienen, se han desentendido de ellos.  Si se cierran los hospitales psiquiátricos como el Larco Herrera en Lima y el Moisés Heresi en Arequipa, estas personas que requieren tratamiento especializado, qué destino tendrán”, concluyó el parlamentario andino Mario Zúñiga Martínez.

Fuera de juego

El diagnóstico más frecuente de hospitalización en el hospital Larco Herrera fue esquizofrenia en un 62%, seguido de los trastornos de personalidad 19,4%, trastorno mental orgánico 12,8%, trastorno de sustancias psicoactivas 3,2 % y trastorno bipolar 1,6%.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *