Columnistas Noticias

Perú: Vida, pasión y resurrección

El Perú parece salir de un vía crucis sumido por un gobierno que pretendía darse el “lujo” de sumar en la debacle de la inmoralidad, cuya acción más ostensible fue el indulto de la complicidad y las componendas para hacer del país un botín. Su más claro personaje, expectorado del sillón presidencial, está ahora en el banquillo de los acusados, para responder por sus delitos, más allá del juicio de la historia.

Nuestro país tiene entre sus retos, demostrar que con el estricto cumplimiento constitucional,   nos estamos sacudiendo de inmorales lacras, que tenemos la mira puesta en “otros” todavía enquistados en las esferas del poder, que deberán ser expectorados, para responder a las grandes mayorías, que aún tienen en sus gargantas aquel grito contenido del: que se vayan todos

Hoy, la esperanza nacional está cifrada en el nuevo mandatario, Martín Vizcarra y su flamante gabinete ministerial encabezado por el presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva, quienes tienen como único objetivo, gobernar de cara al pueblo y de espaldas a intereses personales, oligopolios y grupos de poder marcados por la corrupción, el latrocinio y el desprecio por el futuro del Perú.

Ellos deben darle valor y dignificar aquello de: “Juraís por Dios y estos santos evangelios desempeñar leal y fielmente el cargo de”…BASTA…Ese juramento, escuchado también en el nuevo recambio de gobierno, no puede continuar, cual monocorde homenaje a la inmoralidad. El coreado SI JURO, no debe seguir siendo un pacto con la impunidad.

El nuevo gobierno del Perú, debe y tiene que hacer un deslinde con el perjuro continuismo traidor de la fe popular. Tiene que ganarse con esfuerzo, trabajo y pronta acción, el respeto y la credibilidad, perdida en las instituciones tutelares. La reconstrucción no sólo implica, el reparar lo destruido por fenómenos naturales, hay que poner los muros de contención a lobbies, el saqueo de las arcas fiscales y el desprecio por el interés nacional.

Nuestro primer mandatario Martín Vizcarra, debe encabezar con la sobriedad que viene demostrando, la total reconstrucción nacional, que no pasa solamente por gestos, sino por el fruto de sus obras y el cumplimiento de la promesa empeñada. El presidente del Consejo de Ministros, debe monitorear que cada titular de las 18 carteras, cumplan su rol. Los ministros deben monitorear el trabajo de sus funcionarios, atender las prioridades de su sector.

El Congreso, debe cumplir con sus fines, de legislar y fiscalizar, predicando con el ejemplo de la autocensura, no solo para revertir los magros porcentajes de aceptación popular, sino para recobrar el rol de representatividad que sus electores, le vienen negando

Y el pueblo, debe recobrar asimismo, la condición de “soberano”, porque en nuestras manos, también están los remos del progreso, con brazos fuertes para luchar contra todo viendo en contra, que obstaculice la moralización del país, el imperio de la seguridad, ciudadana, la generación de empleo, el fortalecimiento económico.

Es el momento de transformar aquello de: “que se vayan todos”, por el:   todos sumamos en la reconstrucción de un Perú con igualdad, futuro y dignidad.

Escribe: Guillermo Avendaño Cavero – Periodista

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *