Columnistas Noticias

Perú: Guerrero y con futuro

Nuestro país viene haciendo de los retos una constancia. Nos hemos levantado de tantas vicisitudes, derrotado dictaduras, en lucha abierta contra la corrupción, sin importar que esté enclavada en el gobierno con la complicidad de malos gobernantes asociados con transnacionales corruptas. No hemos claudicado frente a fenómenos naturales y cada día damos muestra de fortaleza inca como mejor legado de milenaria cultura.

El Perú unido jamás será vencido, repite un coro que más allá de cánticos de protestas, es un llamado a la unidad como condición primordial para salir airosos frente a toda amenaza, contra el Perú y los peruanos. Hoy la suma de voluntades, la perseverancia y el no darnos por vencido, se anota otro gol. Vamos a un nuevo mundial con todos nuestros guerreros capitaneados por aquél indómito, que lleva con honor el apellido Guerrero y es peruano.

Hoy, volvemos a nuestras luchas pendientes. Debemos fijar las condiciones para cimentar un Perú con desarrollo sostenido, metas y acciones coherentes que nos permitan derrotar al flagelo de la corrupción, apetitos personales y de grupos, escaramuzas triviales que divorcian al pueblo de los poderes del Estado donde ejecutivo, legislativo y sociedad civil, trabajen coherentemente porque la lucha contra el subdesarrollo, la debemos ganar ahora y por goleada

La agenda por un Perú con mejor futuro marca prioridades. La reconstrucción de las zonas afectadas por el fenómeno de El Niño costero es una de ellas. Dotar de servicios básicos a distintas localidades del país postergadas en sus derechos de acceder al agua potable, vías de comunicación, infraestructura educativa, de salud y electricidad, constituyen la base para una mejor calidad de vida y dejar atrás el centralismo que dificulta el desarrollo armónico del país mediante el reparto equitativo del presupuesto nacional

La construcción de un Perú productivo, parte por el consolidar de sus instituciones. Donde impere un óptimo sistema de justicia, que aplique con equidad y sin distingo las normas legales, donde el ciudadano se sienta reguardado y protegido. Donde el mecanismo del diálogo permanente prime como el mejor argumento para evitar la suma de conflictos sociales.  Donde el inversionista, el trabajador y el empresario se conduzcan con lealtad y mutuo respeto

Igualmente requiere reglas fiscales claras nacidas de un manejo económico transparente con presupuesto equilibrado, que no sorprenda con paquetazos que den margen al accionar de especuladores, mientras palpables indicios dan a conocer el despilfarro de capitales en la administración pública, desoyendo recomendaciones de expertos, que advertían la peligrosa proyección del déficit fiscal y el recorte del crecimiento de la economía peruana.

Oportuna y textualmente Julio Velarde presidente del BCR señaló: “El gasto que se debe controlar es a todo nivel tanto del Ejecutivo como del Congreso. Por eso, si se fuerza a un déficit más alto el ajuste va a ser peor después con menos empleo, menos ajuste y mayor recesión”, sentenció el experto. Y eso es lo que se puede y debe evitar.

El presidente Vizcarra concentra las expectativas de un país de guerreros y no de sobrevivientes. Vemos que su compromiso de gobernar con equidad viene siendo impulsado mediante las transferencias de recursos a los gobiernos regionales y locales. Ahora el reto, está en la calidad del gasto, donde el buen uso de los fondos públicos se traduzca en la mejor calidad de vida de todos los peruanos. Los goles deben ser contra la pobreza, la anemia infantil, el desempleo y la desigualdad social.

Escribe: Guillermo Avendaño Cavero – periodista

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *