Columnistas Noticias

Pacto social contra la corrupción y por el desarrollo nacional

Los peruanos estamos convocados para refundar nuestro país desde los cimientos. Para decir basta a toda lacra que nos vienen gobernando, con el argumento del latrocinio, la prebenda, el negociado, coimas y adendas. Hoy tenemos una nueva y quizás, ultima oportunidad, para darle futuro a 32 millones de nacionales, que al nacer, tiene ya una gran deuda contraída por el delictivo accionar de sus autoridades 

Hoy debemos empezar a callar el lastimero llanto  que  vierten desde sus cunas,  millones de nacionales  que parecen intuir que vienen a este valle de lágrimas, sin la esperanza de un mejor destino, que les es robado gobierno a gobierno, por delincuentes, que le pusieron nombre a su delito: corrupción y el apellido de  la ineficiencia.

Éste, es un combate contra toda forma de corrupción, desde la más grande, que con nuestra indiferencia o complicidad dejamos que se enquistara en las entrañas del Estado, hasta la pequeña, para evitar que renazca el monstruo, que hoy combatimos. Es una lucha contra los corruptos que roban fondos destinados a construcción de escuelas, centros de salud, carreteras, servicios de agua y luz, programas sociales.

En el nuevo Perú, que comenzamos a construir, no hay lugar para la indiferencia. Aquí nadie está invitado, el compromiso es nacional, serio y permanente. El llamamiento es obligatorio sin distingos de ninguna clase, hasta derrotar al corrupto enemigo y evitar que siga robando el presente y futuro del país.

Tenemos que propiciar su rendición incondicional, hacer que entreguen las armas que le permitieron matar hasta la esperanza de los peruanos, que murieron por la falta de atención médica. O de aquellos que deambulan sin futuro, porque los centros de capacitación del Estado –mal equipados y con docentes fuera de la modernidad-  no los prepararon para insertarse en el mercado laboral y hoy conforman el equipo de desempleados, taxistas o ambulantes, con títulos profesionales.

Si bien es cierto el refundarnos parte por el combatir a quienes sustraen los impuestos que pagamos los peruanos, en paralelo, tenemos la necesidad de sentar las bases del sólido desarrollo nacional. Como lo dijera el señor presidente Martín Vizcarra, constituido en nuestra nueva -y esperamos real esperanza- el punto de partida, para el desarrollo del Perú, amerita dejar intereses personales y de grupo.

Aquí no pueden seguir dividiéndonos posiciones de derecha, centros o izquierda, ni los membretes de independientes. Aquí suman, los comprometidos con el interés nacional, con el presente y futuro del país. En el compromiso estamos todos los que enarbolamos una sola bandera y tenemos como principal acorde, las sagradas notas de nuestro himno nacional.

Claro que la democracia, comprende la diversidad de pensamientos, opciones políticas, credos y religión, manejados en un clima de tolerancia y mutuo respeto, pero nada de eso está amparado por los apetitos personales, ni de grupos que pretendan estar por encima del interés común de 32 millones de peruanos

Lo dijimos premonitoriamente en Señal Alternativa, los peruanos, nos volvemos a constituir en “arquitectos de nuestros propio destino”.  Estamos convocados para la lucha contra los corruptos, por el desarrollo del capital humano, por el presente y futuro de niños y jóvenes, por una vejez digna para nuestros peruanos con historia. Y, porque como lo señaláramos desde estas líneas y lo rubricara el señor presidente: PRIMERO ES EL PERÚ.

Escribe: Guillermo Avendaño Cavero – periodista

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *