Locales Noticias

Operadores del Corredor Morado denuncian que al mes pierden 1 millón de soles

Proyecto no es rentable porque aún no retiran rutas tradicionales que compiten con sus buses ni se completa su ruta troncal hasta la Av. Brasil. Las combis ‘piratas’ no tienen control e invaden sus paraderos. Protransporte actuará en 10 días.

Los buses de las empresas tradicionales les cierran el paso y les roban pasajeros a las unidades del Corredor Morado. Los consorcios exigen acciones a Protransporte.

José Roberto Paredes Cotrina (43), quien es conductor del servicio 404 del Corredor Morado, sale a diario desde el patio de los buses en San Juan de Lurigancho (SJL) para trabajar desde las 2 de la tarde hasta las 11 de la noche. Su ruta empieza en ese distrito y termina en la avenida Abancay. Recorrerla toda le toma, de ida y vuelta, tres horas, pero puede prolongarse hasta cinco horas por el tráfico. Su unidad se detiene y avanza muy lento por la plaza de Acho y la avenida Abancay.

Inicio de la ruta

Son las 2 de la tarde, José enciende el motor y avanza el vehículo por la avenida José Carlos Mariátegui. La gente empieza a subir poco a poco. El bus se estaciona en uno de los paraderos autorizados del corredor. Sin embargo, se encuentra cerca de tres combis ‘piratas’ que le cierran el paso y no avanzan a pesar de que la luz está en verde.

En el paradero 5 de la avenida Mariscal Cáceres, el desorden y la inseguridad abundan. Un jalador llamado ‘Chino’ y sus compañeros ‘Payaso’ y ‘Óscar’ llenan pasajeros a las combis y las cústeres informales que obstaculizan el paso a los buses del Corredor Morado. Los tatuajes y la baranda de metal que tiene ‘Chino’ en la mano amedrentan a los choferes del bus.

Combis piratas

“Las combis, carros ‘piratas’ se quedan en nuestros paraderos y no nos dejan trabajar. Perdemos pasajeros y tiempo para completar nuestro recorrido”, explica José Roberto.

Esta molestia también alcanza a los usuarios del corredor. “Acá los delincuentes roban y nadie hace nada. No les dejan pasar a los buses morados. No hay policías, no hay fiscalización. Exigimos más orden”, exclama Elizabeth Bustamante (50), mientras espera uno de los buses en el paradero 5 de la avenida Mariscal Cáceres.

Pérdidas financieras

El Corredor Morado registra pérdidas de 1 millón 200 mil soles al mes. Los cuatro operadores que lo conforman: Consorcio Empresarial Futuro Express S.A., Consorcio Santa Catalina S.A., Expreso Próceres Internacional S.A. y Consorcio Nueva Alternativa S.A., pierden S/ 300 mil al mes cada uno. Esto debido a la baja demanda que existe a causa de la competencia desleal de 13 rutas de Lima y Callao que viajan en la misma ruta troncal del corredor. Esta competencia se ve con claridad en las transitadas avenidas Wiesse, Próceres de la Independencia y Abancay.

Demanda no cubre costos de operación

El Corredor Morado, en sus tres servicios, mueve alrededor de 43 mil pasajeros al día. No obstante, la demanda debería ser de 100 mil pasajeros para mejorar la rentabilidad.

Los operadores responsabilizan a la Municipalidad de Lima por las pérdidas que tienen, debido a que no ha respetado un acta que se firmó en el 2016, en la que se comprometía a retirar las rutas en la troncal.

50% de pérdidas en todos los servicios

“Todos los servicios del corredor están en pérdida. En promedio producen al día 400 soles por bus y para cubrir mis costos operativos debería sacar 800. Semanalmente se genera una acreencia, o sea una deuda de medio millón de soles que se registra en el sistema del corredor”, indica Gerardo Hermoza, gerente adjunto del consorcio Santa Catalina.

Según Hermoza, la comuna limeña retiró rutas de transporte que no son competencia directa del corredor.

El dinero no alcanza para cubrir obligaciones y previsiones sociales

“Como consorcio tengo todos mis trabajadores en planilla, tengo que darles sus vacaciones, CTS, gratificaciones y el dinero ya no alcanza. Las empresas han hecho aumento de capital para poder cubrir las pérdidas hasta en tres ocasiones. Los accionistas no van a hacer otro aumento de capital”.

Falta infraestructura vial

Otra de las deficiencias del corredor es que aún la Municipalidad de Lima no ha extendido la troncal del corredor hacia la avenida Brasil como se tenía previsto en noviembre del 2017.

A esto se suma el mal diseño de los paraderos, la escasa señalización y pocos inspectores de transporte en las rutas troncales. Por si fuera poco 100 buses del corredor están guardados en los patios de los consorcios esperando el retiro de rutas. Debido a esto, los cuatro operadores están evaluando suspender su funcionamiento hasta nuevo aviso, ya que económicamente no pueden soportar esta situación.

Los operadores además firmaron un acta para extender el corredor hacia la avenida Javier Prado y San Isidro, modificando la ruta del servicio 405, a fin de hacerlo más rentable y ganar más pasajeros. Este haría su recorrido por la Av. Petit Thouars.

Protransporte se defiende

Raúl Fernández, vocero de Protransporte, aseguró que de las 13 rutas que compiten con el corredor, tres son del Callao mientras que las otras 10 son de los mismos concesionarios del corredor que también hacen servicio de transporte.

Aseguró que a fines de abril (en un plazo de 10 días) se procederá con el retiro de tres rutas del Callao (Roma, San Sebastián y Galilea Express) y que hay un compromiso de los concesionarios de retirar las 10 restantes.

Retiro de rutas

“Efectivamente es obligación de Protransporte retirar las rutas que se superponen, hemos notificado a las rutas del Callao para que se culmine el servicio, sin embargo persisten. Pese a eso el área de fiscalización de la GTU y Protransporte les pone sanciones”, precisó.

Aseguró que la demora en el retiro de rutas se debió a que no hay depósitos disponibles para mandar a los vehículos sancionados. Sin embargo, con el remate que hará el SAT a fines de abril se tendrá espacio.

Fernández precisó que los operadores no pueden suspender el servicio del corredor porque “es causal de caducidad del contrato”. “Los contratos son diseñados para 10 años de concesión, en este caso el consorcio Santa Catalina de acuerdo a la última adenda ha sumado 11 años. La municipalidad no hace ningún tipo de compromiso, ninguna garantía de demanda, son contratos que son totalmente auto sostenibles”, aseguró.

Fernández indicó que sí se hará la ampliación del corredor hacia la avenida Brasil. Sin embargo, precisó que se tiene que tener mayor cantidad de buses. “Los operadores se han demorado en ampliar la cifra”.

Manuel Astorga, del consorcio Futuro Express, señaló que, en una última reunión con Protransporte, se han comprometido en la implementación de un carril exclusivo, fiscalización y retiro de rutas del Callao y Lima. “Este es un trabajo en conjunto con Protransporte, de lo contrario no habrá aumento de la demanda y no se podrá mejorar el servicio”.

Fuente: La República

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *