Columnistas Noticias

Odebrecht: dueño del Perú

El Estado peruano es propiedad de Odebrecht, o por lo menos así lo parece.

El Estado peruano antepone los intereses de la constructora brasileña a los nacionales. El Estado peruano protege y premia a esos corruptos corporativos, como lo demuestran el pago de 524 millones de soles a la podrida constructora, la disolución del Congreso y que los consorciados peruanos y confesos ladrones, como Hernando y José Graña, no tengan siquiera orden de arraigo ni se les obligue a devolver al Estado lo robado.

El cierre del Congreso le sirve a Odebrecht más que a nadie, pues -por impresentables que fueran varios de sus integrantes- jamás se arrodilló ante la constructora ni sus poderosos consorciados. Tras de la disolución por Vizcarra (ex proveedor de la Odebrecht y ex apoderado de Graña y Montero) se le pagó a la brasileña 524 millones de soles. ¿Casualidad?

Para el disuelto congresista Víctor Andrés García Belaunde: “Sucedió lo anunciado. Corrupta Odebrecht le sigue ganando al Perú. Ahora se lleva S/524 millones más, sin garantizar pagos de S/610 millones del acuerdo a 15 años, ni pagar S/450 millones a COFIDE, ni retirar sus demandas, sin embargos y con más contratos. ¿Apelará procurador?”. Lo más probable es que el procurador no apele porque nuestro Sistema Nacional de Justicia favorece a los mugrientos y persigue, investiga y encierra por razones otras que nada tienen que ver con lo justo; y porque valgan verdades aquí gobiernan Barata, Marcelito O. y demás cretinos que dicen y se desdicen.

Ayer la valiente Yeni Vilcatoma -también ‘disuelta’ y hoy candidata al Congreso con el número 2 por Solidaridad Nacional- recordó en este diario “la triste y delincuencial frase del exministro de Justicia, Daniel Figallo, ‘Odebrecht pone y saca presidentes’ [y] Odebrecht es dueño del Perú y Latinoamérica’ […] en nuestro país, bajo un golpe de Estado y la democracia derrocada es el mejor escenario para los intereses de Odebrecht, una jueza en presunto proceder prevaricador ha decidido devolverle más de S/ 500 millones”.

Esta es la gran lucha anticorrupción del vizcarrismo, un vergonzoso desprecio al trabajo honrado, el aplauso al pillo y al silencio de la gran prosti-prensa. Peruanos: Odebrecht es el amo de nuestro país; el patrón, el que decide quién va preso y quién no a punta de mentiras y vagos recuerdos; se burla de este paísito hoy en su inventario gracias al golpista con quien contrató en el pasado, a unos fiscalitos viajeros y a un periodismo nauseabundo que cizaña y divide a los peruanos.

Escribe: Martha Meier M.Q. – Expreso

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *