Miscelánea Noticias

No hay niños difíciles, lo difícil es ser niño en un mundo de gente cansada

Vida de mamá, en un mundo de gente cansada, ocupada, sin paciencia y con prisa. Es difícil, ser mamá es difícil y cansado, mientras que los niños parecen tener toda la energía del mundo.

El otro día leía una frase que dice así: “No hay niños difíciles, lo difícil es ser niño en un mundo de gente cansada, ocupada, sin paciencia y con prisa”.

Y pensé en todas las veces que he querido que mi hija se quede en silencio al menos 3 minutos, que se quede acostada un rato más por las mañanas para yo poder descansar o que coma tranquila sin tirar todo al piso para yo al menos darle una mordida a mi taco.

Exigimos demasiado a nuestros niños para no tener los pelos de punta, pero qué tanto se trata de ellos y qué tanto es nuestra mínima paciencia.

Siempre me dicen que tenga mucha paciencia porque mi hija está entrando a la etapa de los terribles 2, y apenas con unos cuantos berrinches a las 3 de la mañana en donde no hay nada que la calme del llanto y los gritos, pienso ¿cuánta paciencia más necesitaré?

La vida hoy tiene un ritmo distinto a como nos tocó hace años. Hoy la mayoría de los papás trabajan mientras los niños se la pasan en actividades extracurriculares, estamos agotados la mayor parte del tiempo entre la casa, el trabajo, el tráfico y los niños.

Queremos salir corriendo todo el tiempo y difícilmente tenemos momentos para nosotros sin el caos diario de la vida. Con ese ritmo jamás nos detendremos a satisfacer lo que nuestros hijos nos piden en forma de berrinche.

Exigimos paz y tranquilidad mientras nuestra mente no deja de revolucionar, queremos silencio, pero nuestros pensamientos nos atacan como si fueran altavoces, queremos tiempos fuera, pero nosotros no nos los tomamos.

Necesitamos estar tranquilos para tranquilizar, y estar en paz para dar paz. Si somos caos nuestros hijos estarán en un torbellino.

Y ellos no tienen la culpa, ellos solo quieren brincar, cantar y gritar, explorar el mundo y conocer sus límites.

Fuente: Naran Xadul

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *