Deportes Noticias

Ni nos atrevamos a desprestigiar a las chicas, por Luis Burranca

En medio de toda la algarabía que hay en nuestro país por la celebración de los Juegos Panamericanos de Lima 2019, en donde la Delegación Peruana ya viene sumando hasta el momento la histórica marca de 23 medallas, hubo un punto especial en donde esta algarabía se vio de cierta forma opacada en el campeonato de Fútbol. Pues, tanto la Selección Peruana masculina como la femenina culminaron sus participaciones como anfitriones sin sumar un triunfo en el Estadio de San Marcos. Ahora, ¿De qué manera lo hicieron? Esa es una pregunta no tan difícil de responder.

Ambas selecciones decepcionaron en cuanto al tema de resultados, viniendo de un país que hace poco más de un mes fue finalista de Copa América, después de 45 años. Pero las participaciones de jugadores de la paupérrima Liga 1, así como las de las chicas que prácticamente no son futbolistas profesionales.

(porque no viven 100% del Fútbol) dejaron en evidencia la burbuja que es la ‘bicolor’ mayor que dirige Ricardo Gareca. Un mundo paralelo en donde todo es sonrisa y esperanza en medio de un universo caótico que tiene al Fútbol como el deporte más practicado del país y en donde no pudimos sumar siquiera una victoria.

Por un lado tienes a un equipo masculino que tuvo a un veterano trotamundos del campeonato nacional de 37 años como capitán y que una que otra poca vez pudo sacar algún chispazo que le pudo haber valido sus 30 minutos de fama nacional, así como reposar las esperanzas dándole la ‘10’ a un chico que a pesar de su talento, podría recibir el consejo de un tal Teófilo Cubillas como el de “tiene que quemar etapas”.

Todo eso sin mencionar un pésimo trabajo defensivo que delata el poco orden que tuvo Nolberto Solano como DT, siendo asistente de Gareca en la selección mayor. En los partidos en donde la Sub 23 comenzó anotando, no se pudo cuidar ni un solo resultado. Ni siquiera en el último partido ante Ecuador en donde Carlos Cáceda tuvo que ser héroe de penales para salvar a la ‘blanquirroja’ de una catástrofe deportiva que pudo ser mucho más grande que la que ya vivió en los Panamericanos.

El poco desinterés del equipo masculino no puede ser comparado con el que vivió el femenino. Pues, un equipo no considerado como profesional, tuvo que apelar a la paciencia de Doriva Bueno para no vivir humillaciones como las que vivió el equipo masculino. Sacando a Fabiola Herrera, la primera peruana en la historia en fichar por un equipo de primera en el extranjero, las chicas de la bicolor han tenido que prepararse no solamente pensando en los JJ.PP. Sino también manejándose con sus vidas laborales. Pues, la poca fomentación del fútbol femenino en el Perú fuerza a las mujeres a tener que buscarse el pan como la gente común.

Se criticó muchísimo el estado físico de un buen número de las jugadoras de la Selección Peruana. “Con sobrepeso”, “sin fuerza en las piernas”, ente otras palabras, fueron algunas de las cosas que leí en Internet. Yo, poniéndome en la piel de estas chicas puedo responder: Qué fácil que es tipear desde una laptop o celular cuando en sus vidas han pateado una pelota y hacer todo lo posible para que el más grande de tus sueños sea vivir de la pelota ¿no? Qué fácil es criticar cuando muchas de estas chicas no tienen para pagarse un entrenador personal que las tenga ojeadas todos los días o que las patrocine un gimnasio como al equipo masculino, de los cuales, algunos cada día parecen más de estos mal llamados “influencers”, ¿no creen? No es lo mismo que un ser común se la pase entrenando para una competencia todos los días por su cuenta que la preparación de un atleta capacitado y con todas las facilidades.

Cosa que falta en nuestro fútbol femenino y que diferencia abismalmente del fútbol masculino. Es por ello que digo que ni nos atrevamos a desprestigar a las chicas. Que a pesar de los resultados, no les faltaron ganas para afrontar los desafíos con sus miles de factores en contra.

Alguna vez, una periodista muy conocida por estos lares me dijo: “¿Qué es lo que pasa con el Fútbol Femenino? Es lo que pasa con el Voley Masculino”. Puede que el fútbol no sea el deporte más practicado por las mujeres en el Perú. Sin embargo, los Juegos Panamericanos nos han enseñado que hay que tener un punto de partida para todos los deportes y dejar de segregar a hombres con uno y a mujeres con otro. No solamente por el bien de nuestro deporte nacional, sino por el de nuestra sociedad en general.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *