Miscelánea Noticias

Medidas de higiene necesarias con nuestras sábanas y toallas.

Hay que tomar medidas de higiene necesarias con nuestras sábanas y toallas.

Las personas dejan en su ropa de dormir alrededor de unos 100 litros de sudor en la cama al año, según un estudio publicado en “Allergy” y esta humedad se convierte en lo que los científicos llaman un “medio de cultivo fúngico ideal”.

Una encuesta de Women’s Health descubrió que un 16% de los encuestados reconocía no lavar sus sábanas más de una vez al mes, y hasta un 32% no cambiaba nunca las almohadas.

Según contó el microbiólogo Philip Tierno de la Universidad de Nueva York (EE.UU.) a Bussines Insider, si se deja durante demasiado tiempo sin limpiar, la vida microscópica dentro de las arrugas y pliegues de nuestras sábanas puede incluso enfermarnos. Así que recomienda cambiar -y lavar- las sábanas una vez a la semana. Pero si hay alguien enfermo, se duerme desnudo o las temperaturas son altas, la frecuencia debería ser mayor.


En la investigación de Tierno, que evaluaba el nivel de contaminación por hongos en las camas, se descubrió que las almohadas de plumas y sintéticas de entre 1,5 y 20 años de edad pueden contener entre cuatro y 17 especies diferentes de hongos.

Estos incluyen la caspa de los animales, el polen, el suelo, la pelusa, los restos de ácaros del polvo o sus heces. En una semana toda esta jungla se vuelve de dimensiones “considerables”, provocando respuestas alérgicas incluso en personas que no tenían alergias.

En cuanto a las toallas, el lavado recomendado, “si logras secarlas por completo, no más de tres usos”, señala Tierno, a Business Insider. Y las de mano, incluso con mayor frecuencia.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *