Gastronomía Noticias

Lima Cercado: La nueva taberna donde no faltan sopas y los platos son contundentes

Soperos Unidos es una versión de taberna moderna con un menú bien surtido. La sopa solo es el comienzo: fuentes de platos combinados y guisos criollos completan la propuesta.

En 1929 se construyó, en plena avenida Nicolás de Piérola, un edificio de seis pisos llamado Las Mercedes. A dos cuadras de allí estaba –está– el hotel Bolívar, cuyas puertas habían abierto tan solo cuatro años antes. Dar un paseo por La Colmena en aquel tiempo debe de haber sido fascinante, sin duda. Noventa años más tarde aún lo sigue siendo.

El local está ubicado en la Avenida Nicolás de Piérola, 700.

En el primer piso de Las Mercedes –justo en frente hay un anticuario de libros; dejo ese dato ahí– empezó a operar hace un par de meses una taberna ‘modernizada’ bautizada como Soperos Unidos. Las sopas son el gancho, la carnada, digamos, pero el menú contempla una variedad de alternativas que van más allá de la cuchara.

Arroz chaufa con pollo broaster, otro de los especiales del menú. Viene con ensaladita y salsa de rocoto.

Generoso seco con fréjoles.

Es importante decir, en cualquier caso, que caldo de gallina, sopa criolla (imperdible), menestrón y sancochado salen tanto en taza (desde 9 soles) como en bowl (desde 18 soles). Pueden ser plato único o la antesala a algún guiso: usted decide. El cocinero Diego Alcántara está detrás del concepto gastronómico, y ha acertado en la creación de una carta llena de alternativas criollas que combinan recetas clásicas con formatos frescos, antojables.

Tacu tacu con bistec apanado, cebolla, ají amarillo, tomate, salsa de lomo saltado y huevo frito montado.

Sus platos especiales salen en bandeja (entre ellos, el tacu tacu con apanado, el plato más caro de la carta: 26 soles) y hay una alternativa para armar combinados de sopa o entrada, con un guiso y una guarnición (18 soles). No es mala idea bajar el pedido con un emoliente (caliente o frío,(7 soles), o un chilcano. Los cócteles son pocos (12 soles) pero son suficiente.

Casero y reconfortante ají de gallina, con arroz, papa amarilla, huevo duro, aceitunas y pecanas. Un clásico.

Conviene detenerse en los guisos criollos: de antaño, con su arroz o pan de acompañamiento. Encontramos seco con frejoles y arroz; ají de gallina; cau cau; picante de carne y olluquito. Los tres últimos pueden venir en porción doble (23 soles) porque si hay una única regla inquebrantable por aquí, es que la unión hace la fuerza.

-Los sánguches por aquí son algo irresistibles: empezando por el pan con milanesa de pollo (en foto) o el pan con pollo cumpleañero, hasta llegar a la butifarra, el pan con chicharrón o el pan con relleno y camote frito (entre 10 y 12 soles).

Además de los panes, hay una carta especial de desayunos que incluye –entre otras opciones– platos como el tacu tacu a lo pobre (12 soles), calentado de guiso del día (viene con pan, a 12 soles) y una fabulosa ‘sopeada’: sopa del día, tamal, relleno y salsa criolla con pan francés (24 soles).

Siempre digo que deje sitio para el postre, pero esta vez insisto. Sobre todo, si se trata del budín de chancay (6 soles) o la torta de chocolate (10 soles).

Fuente: Somos – Nora Sugobono – nsugobono@comercio.com.pe

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *