Locales Noticias

Las OCI de municipios y regiones “están pintadas en la pared”

Advierte analista Miguel Ángel Ferreyra quien lamenta que estas oficinas dependientes de la Contraloría no hayan actuado de manera preventiva ante evidentes actos de corrupción en municipios y regiones.

Las Oficinas de Control Interno, OCI, de municipios y gobiernos regionales, dependientes de la Contraloría en cada uno de los gobiernos locales y regionales, están pintadas en la pared y no actúan de manera efectiva ante la corrupción, así lo señaló Miguel Ángel Ferreyra, abogado y analista político.

“Hoy vemos autoridades regionales detenidas, alcaldes implicados en casos de corrupción y funcionario ediles bajo investigación por múltiples delitos, queda lugar a la pregunta ¿dónde está la acción de las OCI en cada una de estas instituciones que han dejado pasar tremendos actos de corrupción?”, se preguntó el analista.

Ferreyra precisa que es obligación de estas oficinas realizar los controles previos e informar tanto a las autoridades de la Contraloría y de las mismas instituciones cualquier anomalía o posible acto que no se ajuste a Ley; sin embargo, visto los resultados, no han realizado su labor de manera adecuada.

“Literalmente, las OCI están pintadas en la pared. ¿Cuál fue la actuación de la OCI del Gobierno Regional del Callao, Municipalidad de San Bartolo, Gobierno Regional del Cusco, Ancash, entre otras instituciones cuestionadas por actos de corrupción?”

El marco normativo permite que las OCI puedan actuar de manera contundente y r5ealizar las denuncias ante la Contraloría, pero esta entidad se ha burocratizado y se ahoga en sus formas y protocolos, dejando en la impunidad a miles de malos funcionarios y autoridades, los cuales actúan ilegalmente.

“Se hace necesaria una verdadera reforma y racionalización de la Contraloría General de la República”, sentenció el analista.

Resulta curioso que recién ahora, ante la evidencia de la gravedad de los hechos de corrupción la Contraloría General de la República señale que ha denunciado a 960 funcionarios ediles de Lima por delitos de corrupción y detectado que 51 millones de soles se pierden por corrupción entre los años 2009 y 2017.

“Este seguimiento debe ser permanente y estos informes deben darse con regularidad como parte del Control Previo que realizar esta institución a través de las OCI y no solo por un tema de efecto mediático para demostrar que están trabajando. Tantos años de silencio es cuestionable”.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *