Columnistas Noticias

La sombra del desempleo

Cada uno de mayo celebramos el Día del trabajador. En el mundo se recuerda a los Mártires de Chicago. A esos obreros que terminaron con su libertad y sus vidas por la lucha de las ocho horas de jornada laboral, que hasta entonces se extendía a 12 y 16 horas.

La fecha está empedrada de jornadas de lucha y es historia inevitable de recordar. Los trabajadores peruanos no son ajenos a ese recuerdo. Ahora son otras las preocupaciones. El empleo es uno de ellos, por ejemplo.

Según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística e Informática, INEI, en el primer trimestre de este año la población ocupada de Lima Metropolitana aumentó en 0,6% lo cual significa que 29 mil 400 personas se incorporaron a este universo, cifra superior a lo registrado en el período similar del 2018. Tenemos, entonces, que en la capital de la República cuatro millones 829 mil 700 personas están ocupadas. De este total, el 55,0% son hombres y el 45,0%, mujeres. Según los resultados de la investigación, más fueron hombres que las mujeres quienes ingresaron a la población ocupada.

Por otra parte, si tenemos en cuenta los grupos ocupacionales según el grado de instrucción de la población, el INEI nos dice que la población ocupada con educación secundaria fue la que más creció en 2.35 y, paradójicamente, disminuyó la población ocupada con nivel universitario. Ello se debió a que las actividades de construcción y de servicios fueron las que más crecieron en este primer trimestre.

Esta situación es preocupante si tenemos en cuenta la inmensa masa de jóvenes con estudios superiores que egresan cada año de diferentes centros superiores sin mercado laboral que los pueda incorporar, afectando la autoestima de un grueso sector juvenil que ve frustradas sus ilusiones de encontrar una ocupación según las competencias para las que lograron formarse. Según el INEI, sólo un 1.1% de la población logró integrarse a la población de Lima Metropolitana ocupada con un empleo adecuado.

Los peruanos hemos celebrado el Día del trabajo destacando las responsabilidades de los trabajadores para con la sociedad y el país. Sin embargo, existe una realidad lacerante que sigue afectando a un fuerte sector económicamente activo como es el desempleo, tanto que el INEI ha señalado que en los primeros meses del año el desempleo ha terminado por afectar al 8.2% de la población de Lima Metropolitana. Se estima, entonces, que más de 429 mil personas buscan trabajo de manera activa.

De otro lado, un estudio similar del INEI en el último trimestre del año pasado dio cuenta que en ese período la población femenina creció más que los varones en el rubro de población ocupada. Así tuvimos que en Lima Metropolitana la población ocupada femenina se incrementó en 2,5% contra un 1.9% de la población masculina. Y al terminar el año 2018 en las actividades de construcción y servicios se habían creado más de 95 mil empleos. Se estimó que la tasa de desempleo al finalizar el año fue de 6.2%, ligeramente menor a lo ocurrido en el primer trimestre de este año.

Son cifras oficiales que deben merecer nuestra atención. Y más todavía de quienes tienen la obligación de conducir los destinos del país. De ahí que hablar de crecimiento debe ser motivo de principal reflexión, porque sin crecimiento es imposible crear o ampliar nuevos mercados laborales y, en consecuencia, garantizar mejores niveles de vida para nuestra población sobre todo joven que es la que más nos debe preocupar. Sólo así habremos de celebrar a futuro y con entusiasmo el día del trabajador.

Escribe: Ángel H. Romero Díaz – Expreso

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *