Columnistas Noticias

La salud en el Perú es un gran negocio

Expreso mis reflexiones en el marco de la libertad de expresión, como espacio para el debate e intercambio de opiniones entre la ciudadanía. En esta oportunidad nos ocuparemos de una de las partes de un sistema de seguridad social integral, como es la salud pública en él Perú.

Mis reflexiones tienen origen de la vivencia propia, la de mis familiares, de mis amigos y ver el sufrimiento de miles de hombres, mujeres, niños y ancianos que padecen el abandono del sistema que los convierten en presa fácil de farmacias y boticas que venden medicamentos para auto medicarse comprando medicinas sin receta médica.

De otra parte, la existencia de clínicas y hospitales privados y aseguradoras que asaltan a los desprotegidos y desgraciados pobres de la ciudad y del campo. No cabe duda de que existen familias y personas que tienen suficientes recursos económicos para ser atendidos en clínicas pagando costos elevadísimos por consultas y operaciones, mientras que millones de peruanos no tienen la misma oportunidad, por lo que tienen que recurrir a los hospitales del ministerio de salud y los pocos “asegurados en salud” a hospitales de Essalud.

Donde para lograr una cita de un médico se tiene que sufrir, a pesar del deterioro de su salud hacer largas colas desde las 3 de la mañana para obtener servicio de atención médica.

La historia nos demuestra que hasta hace algunos años; crear una clínica en el Perú dependía de un grupo de médicos interesados en emprender una aventura empresarial con capital suficiente y prestar sus servicios. Eran tiempos en los que las tarifas impuestas a los pacientes y las ganancias por las atenciones las acordaban los representantes de las clínicas y las aseguradoras.

Sin embargo; el escenario cambió en el 2011, cuando dos poderosos holdings financieros del país, Credicorp y Breca, dueños de grandes empresas de seguros, empezaron a comprar clínicas, laboratorios y centros médicos. Desde entonces, la cadena de atención del sistema privado de salud empezó a concentrarse en pocas manos y con beneficios millonarios para estas corporaciones, pero no para los pacientes.

En los últimos cinco años ocho poderosos grupos económicos, liderados por Credicorp y Breca, entraron en una competencia de alianzas y adquisiciones de empresas para disputarse las ganancias por la cobertura y asistencia médica de los cerca de dos millones de pacientes del sector privado. Un mercado menor si lo comparamos con los 10.5 millones de asegurados en Essalud, pero que crece a una tasa anual de entre 10% a 12% desde el 2012, según estudios de la consultora Total Market Solutions (TMS). Chile y Colombia la prohíben por los incentivos perversos de lucro a costa de la salud del pueblo.

Sin embargo, en nuestro país siguen este proceso el Grupo Salud del Perú, Mapfre, La Positiva-Sanitas, Cruz Blanca y las corporaciones San Pablo y Ricardo Palma, según fuente Ojo-publico.com

Escribe: Luis Valer Coronado – Consultor Municipal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *