Locales Noticias

La Fundación de Lima

Jauja fue la primera capital de la gobernación del Perú. Sin embargo, Pizarro sabía, por sus experiencias a través de 40 años de conquista, que Jauja ofrecía algunos inconvenientes para ser la capital. Era objeto de constantes ataques por los ejércitos incaicos, por lo que no le auguraba tranquilidad. La ciudad era vulnerable por todos los lados.

Estos inconvenientes obligaron a los conquistadores a pensar en una capital situada en el litoral, que presentara una puerta por donde llegaran fácilmente los socorros, también presentara un lugar de fuga y que, por último, fuera un punto estratégico para el comercio y la comunicación, por lo que reunidos en Cabildo abierto los conquistadores decidieron despoblar Jauja.

Problemas limítrofes

Por aquel año de 1534, Pizarro pasaba por su peor momento: la corona había dividido el territorio en Nueva Castilla (Pizarro) y Nueva Toledo (Almagro), lo que implicaba un problema limítrofe, principalmente, por la posesión del Cuzco. Además, Pedro de Alvarado había invadido la gobernación de Pizarro, en la zona de Quito, mientras Almagro se engrandecía quitando y mandado a su voluntad.

Lima La Vieja

Pizarro que estuvo en Jauja ordenó fundar una ciudad en la Costa y como tal se cumplió: se fundó Sangallán (Pisco). Llamada, hoy, Lima la Vieja. Pizarro abandona Jauja y baja a Pachacamac pensando tal vez hacer de Sangallán la nueva capital. Esto no gustó a Almagro puesto que sostenía que Sangallán estaba en su territorio.

Exigencias de Almagro aceptadas por Pizarro

Almagro presionó a Pizarro para que abandonase Sangallán y reconociese el recorte de los límites de su gobernación, otra exigencia fue que se le otorgase el tenientazgo del Cuzco, esto es, la posesión política de la antigua capital incaica; por último, exigió que Pizarro de inmediato fundase la nueva capital a 200 Km. al Norte de Sangallán, para lo cual ofreció acompañarlo. Todas estas exigencias fueron aceptadas por Pizarro.

Lima, comarca de cacique Taulichusco

El 6 de enero de 1535, Pizarro comisionó a Alonso Martín de San Benito, Ruíz Díaz y Juan Tello, para que buscaran el lugar donde debía fundarse la nueva capital de su gobernación. Efectivamente, el 13 de enero del mismo año regresaron los comisionados, informando que había en un lugar llamado Lima, una comarca del cacique Taulichusco, que ofrecía: abundante agua, leña, tierras para sementeras regado por el Río Hablador y, además, cerca había un buen puerto llamado Pitipiti (Callao).

Fundación de Lima

El 18 de enero de 1535, se fundó la ciudad de Lima. Aquel día al lado de Pizarro quien portaba el estandarte de la Corona Española solamente hubo pocos españoles, unos cuantos indios, yungas limenses, mitimaes cañaris, esclavos negros y el cacique Guachimano, hijo de Taulichusco.

El primer alcalde de Lima vivía en Punchauca – Carabayllo

Terminada la fundación de Lima en 1535, Francisco Pizarro designó inmediatamente al primer alcalde que fue el conquistador andaluz Nicolás De Rivera y Laredo conocido como “El Viejo” quien domiciliaba en Punchauca distrito de Carabayllo.

Fundación de Lima fue apurada y apresurada

Esto nos demuestra, que la fundación de Lima no tuvo la algarabía y difusión que tanto se ha hablado. Esta fundación fue apurada y presionada por Almagro, para que su gobernación tuviese como límites Chincha y, Cuzco quedase en su posesión. Lima (española) se fundó en el mismo lugar del pueblo de indios llamado Lima, las construcciones de los indios se encontraban aledañas a la actual Plaza de Armas y Municipalidad.

Taulichusco y su defensa de Lima

Dada la fundación se inició la destrucción de las construcciones de los indios, para consumar tal destrucción Pizarro sobornó al cacique Guachimano, Éste a fin de conservar sus privilegios aceptó la destrucción. Pero el padre de Guachimano, el anciano Taulichusco, se opuso a la destrucción, pero nada pudo hacer ante la remetida de los españoles y la complicidad de guachimano quien vendió a su pueblo. No sólo se destruyó las construcciones, sino que la población fue diezmada; de 3,000 tributantes en 1535, sólo quedaron 250, años después, a causa de enfermedades, mestizaje forzoso y trabajos inhumanos.

Importantes bibliografías

El historiador Juan José Vega señala: “…todos los mandatarios siguen complaciéndose en hablar del “Palacio de Pizarro” sin escuchar las protestas del cacique Taulichusco que aún resuenan a pesar de los siglos, reclamando las tierras de sus indios despojados”.

Lima la ciudad de los reyes, hoy cumple 484 años de su fundación y todos los que vivimos en ella queremos ver la ciudad jardín, en los albores de su crecimiento, y más no Lima la horrible de Salazar Bondy, ni la ciudad gris de Luis Alberto Sánchez.

Fuente: Facebook de Julio César Castiglioni

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *