Columnistas Noticias

La corrupción entre la ética y lo legal

El asunto de la corrupción tiene una faceta legal y otra ética. Se puede no cometer ningún delito, pero ser corrupto. Por lo menos desde la ética que profesó siempre la izquierda, en todo el mundo.

Cuando los cargos de los partidos tradicionales importaban coches libres de impuestos, en el Uruguay de las vacas gordas, se atenían estrictamente a las leyes que ellos mismos habían aprobado. La izquierda, hagamos memoria, mentaba corrupción aunque no existiera delito.

En el caso de Lula, y más allá del juez Moro, la izquierda debe hacerse preguntas. ¿Es legítimo mantener relaciones carnales con empresas multinacionales que han dado sobradas muestras de sobreexplotar a sus trabajadores? ¿Podía Lula ignorar la corrupción que saltó en su primer gobierno consistente en comprar decenas de diputados, y que recibió el nombre de mensalão? ¿Podía ignorar los tremendos casos de corrupción de la estatal Petrobras y de las constructoras?

La legitimidad no tiene nada que ver con la justicia. Nadie va preso por cometer actos reñidos con la ética de la izquierda, que siempre proclamó rigurosidad en ese sentido. Mirar para otro lado porque no nos conviene o porque son los “nuestros”, es de un pragmatismo suicida. La gente común termina por percibir las mentiras. Luego da un paso al costado, probablemente para siempre.

Este escrito es un fragmento de ¿Inocente o Culpable? un artículo de Raúl Zibechi periodista Uruguayo de izquierda. Como estoy Totalmente de acuerdo con lo que dice lo público para aquellos que tapan toda la porquería de los llamados gobiernos progresista, Maduro, Ortega, Lula, Correa, Evo. etc.

Escribe: Enrique Fernández Chacón – Ex Constituyente 1979 y Ex Diputado de la Nación

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *