Especiales Noticias

Jaime Salinas: “Villarán tenía regidores sumisos y cómplices”

El domingo 17 de marzo de 2013, fue el día en que se llevó a cabo la consulta de revocatoria de la entonces alcaldesa Susana Villarán por realizar una mala gestión.  Villarán fue ratificada en el cargo por un escaso 51.2 % de votos por el NO, sin embargo, fueron 19 los regidores de su partido, Fuerza Social, que no corrieron la misma suerte y fueron reemplazados para lo que fue la segunda oportunidad que Lima le daba a Villarán. Entre los que fueron revocados estuvo la hoy legisladora Marisa Glave.

Esta millonaria campaña del NO a la revocatoria, hoy se sabe que fue financiada por las empresas brasileñas que coincidentemente fueron beneficiadas con algunas obras en nuestra capital –Odebrecht y OAS–, por lo que la exalcaldesa ya tiene impedimento de salida del país por los próximos ocho meses.

Aparato sumiso

Recordando lo que pasó en esa época, el regidor capitalino Jaime Salinas –en ese entonces también regidor de oposición de Villarán– advirtió sobre un “aparato sumiso” que se habría instalado en el Concejo edil, sobre todo después del proceso revocatorio, donde, claro está, que Villarán y sus colaboradores tenían que pagar ciertos favores a los brasileños.

“Es decir, Susana Villarán no actuó sola. Tenía un aparato obediente y sumiso para presuntamente delinquir y para ello contaba con una nueva bancada de regidores sobones y obedientes que votaban en detrimento de los vecinos de Lima con alguna honrosa excepción como el regidor Benito Villanueva, dijo el funcionario.

Según Salinas, fueron la mayoría de los regidores que reemplazaron a los revocados los que se unieron al grupo liderado por la entonces alcaldesa Villarán, y eso era notorio cada vez que se ponía algún tema en debate en el Concejo Municipal y ellos, sin dudarlo y sin cuestionar nada, respaldaban todo lo que la máxima autoridad edil promovía. Esto incluía, claro está, las ordenanzas relacionadas a las empresas brasileñas y sus proyectos en Lima. Incluso en la campaña del NO habían varios alcaldes distritales de los partidos políticos de estos regidores quienes abiertamente promovían que Villarán se quede a pesar de los serios  cuestionamientos a su gestión.

“Se está intentando desviar la atención de la opinión pública hacia los rostros conocidos que promovieron el NO, pero los verdaderamente responsables de aprobar cosas indebidas en la Municipalidad fueron la gran mayoría de regidores electos que entraron a reemplazar a los revocados y que fueron cooptados por Susana Villarán con el consentimiento y aval de los partidos políticos que los llevaron a ocupar dichos cargos. Esa es la verdad”, refirió Salinas.

Nombres conocidos

Según Salinas López Torres, los regidores que fueron electos para reemplazar a los revocados y que se sumaron a la “bancada oficialista” liderada por el hoy también regidor Hernán Núñez (el único sobreviviente extrañamente no revocado de la lista de Villarán) provinieron de los partidos Acción Popular, Somos Perú, Siempre Unidos, el Partido Humanista y Perú Posible. La mayoría de dichos nuevos regidores votaron a lo que la administración Villarán les solicitaba y muchos recibieron viajes, dádivas y otros beneficios para que aprueben sin chistar las ordenanzas que se ponían en debate en las sesiones del Concejo Metropolitano.

El hoy también regidor opositor recuerda que eso lo denunció en las propias sesiones de Concejo y ante los medios de comunicación de la época, pero no se le prestó atención a esta práctica grave que se había ya instalado dentro de la Municipalidad de Lima.

“Fueron cooptados y votaban sumisamente a todo lo que la administración les indicaba incluso Villarán entregó las presidencias de las Comisiones Municipales dictaminadoras más importantes a los representantes de dichos partidos políticos quienes se convirtieron en su nueva bancada y por ende fueron cómplices de la comparsa de la gran estafa que se le perpetró a Lima”, advirtió el regidor Salinas.

Todo esto ha quedado registrado en las actas que existen en la Secretaria General del Concejo por lo que  en la próxima sesión pediré formalmente se me entreguen copias de todas las actas de las sesiones y votaciones del año 2014 y las haré públicas para que la población conozca quiénes fueron los cómplices de Villarán en favorecer a dichas empresas brasileñas, tanto los regidores como sus partidos políticos que hoy quieren ocultar que estuvieron juntos con Villarán en estas irregularidades.

Cabe recordar que de los concejales que reemplazaron a los revocados, siete correspondieron al Partido Popular Cristiano (PPC), seis a Somos Perú, dos a Perú Posible, dos a Siempre Unidos, dos a Acción Popular, dos a Tierra y Dignidad y uno al Partido Humanista Peruano. El número de regidurías se obtuvo mediante el mecanismo de la cifra repartidora.

Rescindir contratos

Por otro lado el concejal capitalino insistió en que los contratos de los peajes ubicados en la Vía de Evitamiento y que pertenecen al proyecto Línea Amarilla deben rescindirse, pues existen más que sospechas de que habrían sido entregados de manera irregular a empresas brasileñas durante la administración de Susana Villarán.

Así lo consideró el regidor Jaime Salinas, quien anunció haber hecho este pedido formalmente en una anterior sesión del Concejo Metropolitano, pero lamentablemente aún no recibe respuesta de la gestión de Luis Castañeda Lossio.

“Hace dos jueves, antes que esto reventara, solicité formalmente que se inicie la rescisión de los contratos de los peajes por causal de corrupción. Los contratos de los peajes tienen que ser rescindidos inmediatamente, y así se lo exigí al alcalde Castañeda”, recordó.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *