Medio Ambiente Noticias

Incendios forestales y el Grupo 7 ¿Qué le sucede al presidente del Brasil?

¡Qué tal mundo de contrastes! el que está viviendo la humanidad en los últimos días.

Mientras el fuego sigue destruyendo el gran pulmón amazónico que comparten casi todos los países latinoamericanos, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, rechaza la ayuda del llamado “Grupo de los 7″ , al Perú no le llega ayuda,  el presidente de Bolivia, Evo Morales, sale con manguera en mano a apagar el gran incendio que también afecta a su patria y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al parecer ya empezó a estudiar ecología….¿Qué les parece?

¿Serán los vaivenes de la política? que hace que los presidentes se comporten al ritmo de una gran mecedora que los hace moverse, en un ir y venir y rechazar, a tal punto de negar ayuda a un país también afectado por el incendio, como es el caso de Perú….pues, como decían los abuelos: ¡déjense de vainas y apaguen el incendio que la humanidad está quedando sin oxígeno para vivir!

Todos tienen que apagar el incendio

Sin embargo, algunos personajes presidenciales aún no entienden que el oxígeno debe estar en todos los rincones de la tierra para que la humanidad pueda vivir tranquilamente sin problemas, por tanto: todos los seres humanos tienen la obligación moral y material de apagar el incendio, de ahí que  no se entiende la razón del presidente brasileño Bolsonaro que en esta ocasión está rechazando la ayuda que está extendiendo el Grupo de las 7 potencias económicas del mundo: «G7», aunque cuyos fines no son tan santos: político, económico y militar.

En este sentido el presidente brasileño ha respondido: «La sugerencia del presidente francés (Emmanuel Macron) de que asuntos amazónicos sean discutidos en el G7 sin participación de los países de la región, evoca una mentalidad colonialista fuera del lugar en el Siglo XXI, ha escrito en su cuenta de Twitter.

Incendio sigue arrasando floresta amazónica

Las comunidades indígenas amazónicas han salido despavoridas ante las gigantescas lenguas de fuego y señalan culpables y entre ellos al presidente Bolsonaro. Nos quieren quitar nuestras tierras han señalado casi en forma constante, con incendio o sin incendio, aunque la razón es la instalación de una gran hidroeléctrica por parte del gobierno brasileño para beneficiar a millones de habitantes, dice dicho gobierno, lo cierto es que las comunidades indígenas rechazan el proyecto porque los dejaría sin tierra para vivir…

¿Qué hacer?, es la gran pregunta.

La humanidad debe saber que «la selva amazónica comprende más de 7 millones de kilómetros cuadrados (7,4 millones km2.) es la mayor región de bosque tropical del planeta y alrededor del 60% de dicho bosque se encuentra en Brasil. Su bioma es inigualable y su existencia es vital para los esfuerzos contra el cambio climático, sin embargo, en estos momentos el llamado pulmón del mundo está envuelto en llamas», expresa en un informe la Cadena TELESUR.

Pero, entre clamores que vienen de todos los rincones del planeta, entre ellos el del Papa Francisco, surge la intervención del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha mostrado también vivo interés por apagar el gran incendio participando en el grupo de las 7 potencias conformado por Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Alemania, Italia, Francia y Canadá: «G7».

Trump ha decidido brindar su apoyo para apagar el gran incendio, ¿y por qué lo hace? es la pregunta que se estarían realizando muchos. ¿Porqué?

Es que acaso el presidente estadounidense ha empezado a estudiar ecología o simplemente está sintiendo que se está quedando sin oxígeno frente a las agudas críticas vertidas contra él a raíz de haber alejado a Estados Unidos de la firma del Acuerdo de Paris (COP 21-año 2015) en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, CMNUCC, realizada en Paris en el 2015, que precisamente tiene por objetivo bajar las emisiones contaminantes al 1.5%, del cual su país es un gran contaminador.

Así está la situación climática, contaminante e incendiaria del gran bosque amazónico, mientras un presidente aleja a su patria de un acuerdo tan importante en el seno de las Naciones Unidas contra la contaminación mundial y de protección de bosques, o es que Donald Trump recién ha empezado a estudiar ecología.

En este sentido, el Premio Nóbel de Química, Mario Molina, descubridor del gran agujero de la capa de ozono por causa de las emisiones contaminantes, expresó cierta vez: Si Trump no sabe nada ciencia, ¿por qué opina? lo que quiere decir, que se ha dado cuenta de la gran importancia de respetar los acuerdos internacionales y respetar también la vida de la humanidad, teniendo ambiente limpio y con mucho oxígeno para vivir.

Escribe: Cristian Cobeñas – reportero

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *