Locales Noticias

Incendio en el corazón de una Lima desprotegida

La mañana del fatídico jueves 22 de junio, empezó con un incendio en las instalaciones de un depósito del Ministerio Público en el distrito de San Juan de Lurigancho. Paralelamente ya se tenía información de otro incendio de grandes proporciones en la zona comercial ferretera más grande de Lima conocida como Las Malvinas.

No debemos olvidar que en esas zonas existen grandes infraestructuras de antiguas fábricas textiles que quebraron por la libre importación de telas y ropa usada. Esas mismas ex fábricas se convirtieron en emporios comerciales. Solo por mencionar dos las fábricas Nicolini y La Bellota cobijaron cientos de comerciantes de diversas zonas de Lima. El promotor de estas iniciativas para formalizar el comercio ambulatorio de las calles de Lima era y es la propia municipalidad metropolitana de Lima.

El comercio en esas zonas crecieron sin control ni medida de seguridad alguna, según versiones de profesionales calificados en temas de gestión y prevención de desastres como el Ing. Melvin Rodríguez.

Hoy estamos ante un siniestro que según información no se registraba hace 40 años. Todas las instancias del gobierno, Presidencia de la República, Congreso y Ministros de alguna u otra manera se han expresado y llevado ayuda a cerca de 300 bomberos que llevan más de 20 horas combatiendo el fuego que según información de voceros bomberiles puede durar hasta dos días más. Así de grave es la cosa.

El gran ausente hasta estas horas de la jornada es el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, quien como en todos los siniestros que en los últimos días han hecho noticia, son funcionarios municipales quienes salen a declarar a los medios de comunicación, que dichos establecimientos siniestrados estaban clausurados como el Nicolini y exigen sanciones severas de parte del Poder Judicial. Un libreto que aparece cada vez que hay esta clase de siniestros que pone en evidencia una vez más que Lima es una bomba de tiempo ante la indiferencia de sus autoridades.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *