Locales Noticias

Huaca Garagay hallan Frisos de más de 3,500 años de antigüedad

Anuncian recuperación del Complejo arqueológico luego de 30 años de abandono y deterioro.

Frisos de más de 3,500 años de antigüedad fueron hallados por un equipo de arqueólogos de la municipalidad de Lima en la recuperada Huaca Garagay en San Martín de Porres. El anuncio de este histórico descubrimiento lo hizo el alcalde Luis Castañeda Lossio durante una visita de inspección al complejo arqueológico.

«La Municipalidad de Lima, al inicio de la gestión, decidió recuperar todo el complejo de Garagay. Con el concurso de los arqueólogos hacemos trabajo de recuperación y ya vemos algunos resultados. Esto empezó a trabajarse hace décadas y cayó en el abandono, pero nosotros recuperamos lo que se había deteriorado y hacemos nuevas excavaciones, recuperando los frisos», indicó Castañeda Lossio.

Entre los hallazgos realizados por los arqueólogos figura un friso policromo que representaría el rostro de una deidad con rasgos felinos, que se suma a otra moldura de un jaguar recuperado este año en el atrio de la pirámide principal de la huaca Garagay.

El arqueólogo Héctor Walde, que continúa la iniciativa desarrollada por la fallecida arquitecta Flor de María Valladolid, y sostuvo que este nuevo sitio emblemático ratifica la preocupación del municipio por la recuperación cultural y el redescubrimiento del pasado histórico de nuestra capital.

Antecedentes

Garagay es el mejor ejemplo de arquitectura y arte del período formativo de la gran Lima, con una similitud a las culturas Cupisnique y Chavín. Tiene fechados radio carbónicos entre 1800 y 800 A.C. (3,500 años de antigüedad en promedio), ocupando 22 hectáreas y constituyéndose en el único templo en forma de «U» que se preserva íntegramente en Lima Metropolitana.

El sitio está formado por una pirámide principal de 30 metros de altura y con un frontis de 400 metros, con dos brazos perpendiculares que rodean una gran plaza rectangular con una dimensión del doble de la Plaza de Armas de Lima.

En la parte central de la pirámide, se encuentra un recinto sagrado de 25 por 25 metros decorado con magníficos frisos de barro, que se conoce como atrio. A este recinto se accede desde la plaza central a través de una imponente escalinata, constantemente remodelada, y que también ha sido descubierta durante estos trabajos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *