Noticias Política

Gobierno será cauto con el uso de los decretos de urgencia

Aseguró el presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos

El presidente del Consejo de Ministros, Vicente Zeballos, aseguró que el Gobierno hará un uso precavido y cauto de los decretos de urgencia tras la disolución constitucional del Congreso.

«El Poder Ejecutivo tampoco va a caer en uso y desuso de lo que significan los decretos de urgencia. Va a ser sumamente precavido y cauto», declaró en el programa Punto Final.

Descartó, en ese sentido, que el Gobierno vaya a utilizar dicho recurso para aprobar todo lo que no ha aprobado el Congreso disuelto, al remarcar que se tiene un alto sentido de responsabilidad.

Zeballos adelantó que el primer decreto de urgencia estará relacionado con el marco regulatorio necesario para las elecciones parlamentarias del 26 de enero de 2020.

Con ese fin, dijo, desde el viernes último los equipos técnicos de PCM, Justicia y del sistema electoral se han reunido.

La idea, precisó, es tener un marco que regule dichos comicios (tanto sobre el proceso, las excepciones a la norma procesal y el cronograma electoral), y hacia el miércoles aprobarlo en Consejo de Ministros.

Sostuvo que el Gobierno mantendrá una posición neutral en el proceso y el protagonista será el sistema electoral.

Temas prioritarios

Respecto a los temas prioritarios del Gobierno, Zeballos aseguró que son dos: acelerar el ritmo de ejecución del gasto público del último trimestre del año y allanar los caminos para que la ley de presupuesto sea aprobada el 30 de noviembre.

«Para ellos estamos construyendo espacios donde se pueda legitimar, más allá de que estemos autorizados constitucionalmente a aprobarlo, queremos que haya consenso con actores importantes para que entiendan la dimensión y el impacto de la ley», subrayó.

«Que no se mal entienda que, ahora que está en exclusividad del Ejecutivo aprobar la ley, va a hacer lo que mejor le interese. Descartamos esa posibilidad», agregó el jefe del Gabinete.

Zeballos recordó que la norma establece que, si un Congreso no aprueba el 30 de noviembre el proyecto, este entra en vigencia la propuesta inicial ya presentada. «Ese texto (entregado en agosto) se está revisando y en los posible no se trastocará su esencia», refirió.

Fuente: Andina

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *