Locales Noticias

Gestión edil de Castañeda fue la que firmó contrato con OAS

Precisa exregidor municipal Sigisfredo Velásquez a propósito de la presunta financiación de Odebrecht a la campaña del NO a la revocatoria de Susana Villarán.

El exregidor Sigisfredo Velásquez descartó, que la exalcaldesa de Lima Susana Villarán haya podido sacar provecho personal del dinero que supuestamente le fue entregado para financiar la campaña del NO a la revocatoria.

Consideró que tendrá que asumir la responsabilidad que podría recaer sobre ella, pero, cuestionó que hasta ahora no se haya conocido de qué manera se financió la campaña del SÍ, la cual dijo debió haber tenido un costo mucho más alto del declarado.

En esta línea recordó que cuando Villarán llegó a la alcaldía de Lima a inicios del 2011 la gestión de Castañeda ya había firmado una serie de contratos entre estos el de la Línea Amarilla que involucra a la Gerenta de Promoción de la Inversión Privada de la Municipalidad de Lima, al exgerente de OAS Leo Pinheiro que actualmente purga 16 años de prisión en Brasil por temas de corrupción.

“No es una persona (Susana Villarán) que haya utilizado la campaña para un provecho personal o algún acto de corrupción. Recuerda que todos los convenios que se firmaron con OAS y las empresas brasileras, de la Línea Amarilla y todos esos contratos ya venían de la gestión de Castañeda, ya se habían negociado, lo que hizo la gestión Villarán fue mejorar las condiciones de negociación”, refirió.

Tras esto, recordó que según la Constitución contratos como los de la Línea Amarilla que supondrá la construcción de gran infraestructura vial que unirá a 11 distritos de Lima no pueden anularse. “Los contratos tienen carácter de ley, no se pueden echar abajo por más que uno venga con ideas diferentes, a lo más, lo que se hizo fue mejorar algunas condiciones”, reiteró.

Actualmente la Fiscalía y la Comisión Lava Jato del Congreso investigan a Giselle Zegarra debido a una conversación que a fines del año 2014 sostuvo –vía whatsapp- con Leo Pinheiro en el que presuntamente hay una concertación entre estos dos y Castañeda para que se deje en el aire el proyecto Río Verde y luego utilizar ese presupuesto en el bypass de 28 de Julio, comprendido en el proyecto Línea Amarilla.

Sobre este caso, el vicepresidente de la Comisión Lava Jato Jorge Castro dice habría cometido el delito de usurpación de funciones ya que se le involucra en una presunta concertación a fines del año 2014 cuando aún Susana Villarán estaba en el cargo y este aún no ganaba las elecciones próximas.

“Un hecho que es claro, es que siendo alcalde él no puede tomar decisiones, en segundo lugar ha hecho un uso, no sé, podía ser hasta una usurpación real de funciones porque él no tiene nada que ver ahí, sin embargo, él toma una decisión y a través de una tercera persona le indica no hagas este contrato porque conmigo vas a tener otro todavía, ahí hay una situación de tráfico de influencias”, indicó Castro.

El actual alcalde de Lima Luis Castañeda ha declarado sobre esta denuncia y ha rechazado las imputaciones. “Es un whatsapp de él (Leo Pinheiro) con la doctora Zegarra y yo no veo nada oscuro (…) ella estaba en derecho de descorchar todos los champanes que quiera porque ella es una privada”, manifestó sobre esto en un reportaje televisivo divulgado hace algunos meses.

En conversación con el Diario UNO Marco Zevallos, personero legal de la campaña del NO y exregidor edil de la gestión de Villarán, consideró que aún existe cabos sueltos en la investigación que le hacen a Zegarra por la Línea Amarilla que deben esclarecerse y recordó que cuando Fuerza Social llegó al municipio se convino seguir con el contrato ya que anularlo iba a ser muy costoso.

“Se hizo un análisis legal hasta donde recuerdo y la administración concluyó que no se podía anular”, manifestó Zevallos tras añadir, “el análisis fue que anular implicaba pagar una cantidad de penalidad que era muy superior al hecho de tener la posibilidad de renegociarlo”, acotó.

Intereses oscuros

Para Sigisfredo Velásquez la campaña del SÍ contó con la participación de una serie de personas vinculadas a la reforma del transporte y el desalojo de La Parada que pudo haber estado involucrada en el financiamiento de la campaña revocadora.

Para él, la gente que se opuso a la reforma del transporte y al desalojo de La Parada sería parte de una mafia. En el primero de los casos recordó que existen una serie de empresas cascaron que no tienen licencias y que trabajan sin autorización y en el segundo caso manifestó:

“Todos los expertos en temas municipales señalaban que el gran error de Susana Villarán fue meterse con el estatus quo, es decir, quería el reordenamiento del transporte porque no se trataba solo de empresarios amigos o del cogollo de Castañeda sino que hay una serie de mafias que controlan eso así como el comercio mayorista”, refirió.

Tras añadir, “meterse con poderes económicos fue para los consultores un error de Susana sino, no hubiera hecho absolutamente nada, no pasaba nada, pero, creo que la ciudad demandaba reformas en ese sentido y está claro que lo de Marco Tulio Gutiérrez, no es gratuito, en la campaña del NO participaron amigos, simpatizantes ya me imagino cuánto habrá costado la campaña del SÍ y sin embargo el SÍ no ha declarado ni un sol”.

Algo más

La municipalidad con Castañeda otorgó a OAS y a la subsidiaria Lamsac la explotación por 30 años de los cinco peajes de la línea de Evitamiento lo que reportaba ingresos mensuales de más de 24 millones de soles. Con Villarán esto se amplió a 40 años a cambio que el 7% de esos ingresos vayan a la comuna y que Lamsac invierta 200 millones más en obras.

Fuente: Diario UNO – Ramiro Angulo Macchiavello

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *