Columnistas Noticias

Farmacias: ¿El remedio peor que la enfermedad?

Un nuevo fantasma se pasea por la intranquilidad de los peruanos. Las palabras “concertación y concentración” parecen confundirse, desde los medios de comunicación a establecimientos farmacéuticos, grifos de combustibles y podría extenderse a otros servicios, sin que el país tenga un ordenamiento legal de defensa, lo cual podría convertir al libre mercado, en un monopólico libertinaje.

El tema de la concentración de medios periodísticos, pareciera el menos preocupante, frente al panorama popular. Sin embargo lo referente a la aglutinación de un significativo porcentaje de boticas y farmacias y, la última fusión de una importante cadena de grifos, debe dar la clarinada de alerta, a nuestros sistemas de defensa de la economía nacional. Indudablemente, no se trata de volver al control de precios, pero sí del saber si contamos con un ordenamiento legal, frente al nuevo sistema empresarial que se está gestando en el Perú.

¿Subirán? los precios de las medicinas, sucederá igual en el terreno de los combustibles.   ¿Desaparecerán? los establecimientos pequeños y medianos, ello generará ¿desempleo? ¿Nuestra legislación? cuenta con argumentos para prevenir e impedir el uso y abuso del negado monopolio. Esas son interrogantes que como medio de comunicación planteamos, en nuestro rol de defensa popular.

Tras la fusión de Inkafarma y Mifarma, estamos frente a un poderoso consorcio dueño también, de laboratorios químicos, cadenas de distribución y comercialización de medicamentos. Sabemos que tal accionar no es ilegal. Que la asociación empresarial está permitida. También hemos escuchado decir a representantes de los “concentradores” que no habrá alza alguna en los precios de los medicamentos y que mantendrá, más allá del eslogan, aquello de: “precios bajos todos los días”…Pero en una economía de mercado: ¿basta con la palabra empresarial?

Nadie trata de auspiciar el proteccionismo, ni magnificar el rol de “papá gobierno”. Lo que se requiere, es contar con medidas efectivas que nos garantiza que luego del negado monopolio, no venga una abusiva alza del precio de las medicinas. Necesitamos que ese mismo “papá gobierno” nos asegure a los peruanos, que sí bien es cierto estamos en un mundo globalizado, de la oferta y la demanda, tal modernidad, no viene a medrar aún más nuestras ya lapidarias economías.

Requerimos saber si nuestros congresistas, más allá de protestar por medidas empresariales que tienen carácter de legales, han concretado leyes que permitan a los organismos reguladores, ejercer su rol en defensa de los derechos de los consumidores y terminar con aquella palpable realidad, que en el Perú, se venden las medicinas y los combustibles más caros del mundo. Hay que actuar de inmediato, porque el Perú no merece semejar una colonia, atrapada en grupos de poder.

Escribe: Guillermo Avendaño Cavero – periodista

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *