Internacional Noticias

Estados Unidos encarga la construcción de prototipos para el muro fronterizo con México

Los prototipos tendrían casi nueve metros de alto y cada uno de los contratos para construirlos se valúan entre 400 000 y 500 000 dólares, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos dio el primer gran paso para levantar una barrera en la frontera con México —una promesa clave de la campaña del presidente Donald Trump— con el anuncio de que han sido otorgados contratos para construir prototipos de un muro.

Cuatro empresas construirán los prototipos en el área de San Diego, dijeron funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por su sigla en inglés), agencia que forma parte del departamento. Cada una de las empresas elegidas tendrá 30 días para completar los proyectos después de que la agencia les dé la orden de proceder.

“Los prototipos y los diseños del muro fronterizo complementarán otras herramientas que empleamos para proteger nuestras fronteras”, afirmó Ronald D. Vitiello, subcomisionado interno de la CBP.

Vitiello mencionó que los prototipos serían de cerca de nueve metros de alto y que cada uno de los contratos se valuaba entre 400 000 y 500 000 dólares. El departamento ha reasignado 20 millones de dólares de otros programas con el fin de pagar por los prototipos y los costos relacionados con estos.

Los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional dijeron que los prototipos se agregarían a los muros que ya existen en el área de San Diego y que permitirían que la agencia evaluara qué barreras son las más eficaces para dar tiempo a que los agentes de la Patrulla Fronteriza respondan a los reportes de contrabando de personas y de drogas ilegales.

Trump ha pedido al congreso reasignar 1600 millones de dólares este año para la construcción de un muro para los aproximadamente 3000 kilómetros de frontera con México. Ya existen una mezcla de barreras —desde cercas alambradas y murallas de acero, que evitan que las personas crucen, hasta vigas de acero, que detienen los vehículos— a lo largo de casi mil kilómetros de la frontera. Este año, el congreso ha entregado 341 millones de dólares para reparar y reforzar las barreras existentes.

El mandatario estadounidense amenazó con paralizar el gobierno si el muro fronterizo no va incluido en la siguiente propuesta presupuestaria.

Las solicitudes de la CBP, que también es la agencia matriz de la Patrulla Fronteriza, señalaban que los proveedores construirían prototipos que en esencia imposibilitarán que una persona escale el muro o lo suba con una escalera.

Para abordar la preocupación de que los carteles del narcotráfico u otras agrupaciones criminales pudieran construir un túnel para mover productos por ahí, las solicitudes determinaban que los diseños debían “prevenir excavaciones o la construcción de túneles por debajo del muro a un mínimo de 1,82 metros de profundidad en el nivel más bajo del terreno adyacente”.

Desde 1990, los funcionarios han descubierto 224 túneles a lo largo de la frontera. La semana pasada, encontraron el más reciente. El túnel rudimentario que descubrió la Patrulla Fronteriza se usaba para contrabandear a inmigrantes ilegales de México a Estados Unidos, de acuerdo con funcionarios de CBP.

Los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional también han pedido que el muro sea agradable a la vista, por lo menos desde el lado de Estados Unidos, según los documentos del contrato.

Pese a todos estos esfuerzos vistos desde la campaña presidencial de Trump, no todos perciben como necesario la construcción del muro fronterizo.

“Es difícil entender el valor estratégico de este muro en términos de la protección de los ciudadanos estadounidenses y de la actividad ilegal”, señaló Laura Peterson, una investigadora de la agrupación de vigilancia Project on Government Oversight (Proyecto de Supervisión Gubernamental), y quien fue parte del personal de la Comisión de Seguridad Nacional y Asuntos Gubernamentales del Senado de Estados Unidos. “La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza no parecía necesitarlo antes de que Trump firmara la orden ejecutiva”, agregó.

Cabe destacar que las empresas que construirán los prototipos son Caddell Construction Company de Montgomery, Alabama; Fisher Sand and Gravel Company de Tempe, Arizona; Texas Sterling Construction Company de Houston; y W. G. Yates &a Sons Construction Company de Misisipi.

Fuente: The New York Times

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *