Columnistas Noticias

Electores: Arquitectos de su propio destino

Las elecciones Regionales y Municipales, fueron convocadas para el domingo 7 de octubre del presente año.  En la fecha, alrededor de 13 mil autoridades serán elegidas en 25 regiones, 196 provincias y 1,874 distritos del país.

Más de 23 millones de electores irán a las urnas, para elegir alcaldes, regidores, gobernadores y consejeros que regirán los destinos administrativos de las jurisdicciones donde se ubican nuestros hogares, trabajamos, transitamos, o visitamos.

Las próximas elecciones discurrirán en medio de muevas reglas contenidas en la llamada reforma electoral, que busca impedir la participación de delincuentes disfrazados de candidatos. Una de las principales modificaciones, prohíbe postular a personas con sentencia firme por los delitos de: terrorismo, apología del terrorismo, violación de la libertad sexual, tráfico ilícito de drogas, colusión y peculado y corrupción de funcionarios.

La Ley 30717 sentencia que las personas comprendidas en dicho delitos, no podrán postular así hayan purgados sus condenas. Asimismo –en cuanto a financiamiento de campañas políticas- el nuevo reglamento, prohíbe que condenados o con prisión preventiva, vinculados en delitos contra la administración pública, tráfico ilícito de drogas, minería o tala ilegal, lavado de activos, trata de personas y terrorismo, contribuyan con recursos económicos.  Igualmente, impide los aportes de empresas nacionales o extranjeras en la lid electoral.

Tales medidas buscan que “purificar los procesos electorales”, frente al panorama que muestran un significativo número de autoridades elegidas  en pasadas elecciones y sacudidas hoy por el escándalo de corrupción y delincuencial accionar, que cada día nos estalla con nuevas pruebas, que involucran a  representantes elegidos por nosotros, “el pueblo”.

Sin duda las medidas son insuficientes, especialmente en torno al rol fiscalizador de la ONPE y el cerrar el paso a piratas, filibusteros, o prontuariados políticos que vía combis, vientres de alquiler y tránsfuguismo electoral,  intentaran cambiar sus ropajes y delincuencial accionar,  por las vestiduras de autoridades, en el intento contrabandear y legitimar sus ilícitos.

Es aquí donde deben participar los filtros del elector responsable. Ellos no pueden ser anodinos y hasta cómplices al elegir alcaldes, regidores, gobernadores, consejeros, sin conocer los antecedentes de sus opciones políticas, o sus prontuarios, porque como muestra el actual mapa electoral, muchas de las autoridades al candidatear, ya tenían un pasado vergonzante y luego usaron y usan del poder, para extender sus dominios delictivos.

Aquí no se trata de “adecentar” la política, sino de dar valor moral al voto ciudadano. El compromiso no es tan sólo ir a las urnas, para cumplir y salvar el pago de multas, menos de elegir en la cola a quienes nos representarán NO. El término elegir, quiere decir optar por quienes nos representarán. Y no podemos dar investiduras a saltamontes políticos, que hasta mudan de vientres, para intentar llegar al botín.

Las elecciones regionales y municipales constituyen, una nueva oportunidad, para demostrar que tan buenos arquitectos somos de nuestros propios destinos. Qué tanto nos importa el futuro de nuestras familias y el derecho a ser gobernados por la reserva moral que cuenta el Perú, para salvar del ostracismo a nuestra imperfecta democracia.

Escribe: Guillermo Avendaño Cavero – Periodista

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *