Columnistas Noticias

El Zar Reconstructor

A la hora undécima, cuando falta poco para que comiencen las lluvias en la sierra –y arranquen los huaicos– Pablo de la Flor, zar de la reconstrucción del Niño, nombrado seis meses atrás con un presupuesto a su cargo de entre 8 mil millones a 10 mil millones de dólares para ejecutar la llamada reconstrucción con cambios (nadie ha explicado qué quiere decir este jingle), recién se percata de que el Estado “tiene limitadísimas capacidades para imprimirle velocidad y agilidad a las iniciativas”.

Si De la Flor ha tardado medio año en descubrir la pólvora, evidentemente no era la persona para asumir una función tan vertebral y una responsabilidad tan trascendente como aquella que contrajo la gestión Kuczynski –y en particular, el propio presidente PPK– tras el cataclismo que soportó el Perú a comienzos de este año.

Medio país resultó seriamente afectado por las lluvias y los huaicos. Y medio año después, gran parte de las zonas asoladas se mantienen sumidas en la ruina por falta de acción del Estado. Una negligencia que va a costarle mucho descrédito al centro político que representa PPK.

El Gobierno podrá alegar lo que quiera para justificar su pobrísimo desempeño en este asunto. Pero la gente no le perdonará el engaño. Un engaño porque, sencillamente, los resultados apuntan a una monumental improvisación –una improvisación adicional, más bien– de este Ejecutivo, demostrada en aquel triunfalismo de lástima que exhibió como parche para esconder su pobre preparación para enfrentar un trance como los desastres por el Niño costero.

Y hablamos de triunfalismo porque el entonces primer ministro Fernando Zavala fungió de prestidigitador al solicitar al Parlamento, como solución mágica para solventar la catástrofe, la conformación de una autoridad autónoma premunida de las facultades más absolutas que, “de manera inmediata”, iniciara la reconstrucción de todo el territorio afectado.

Más aún, pronunció estas entusiasmadas palabras ante el Congreso para apurar la aprobación de la ley que, en trámite excepcional, el Legislativo promulgó en sólo una semana: “La reconstrucción con cambios no es volver a construir lo que ya había, sino construirlo mejor, como debe ser y donde debe estar (…) La propuesta ha sido trabajada bajo un enfoque de prevención con altos estándares ambientales (…) Planteamos que (el trabajo de la Autoridad con Cambios) dure tres años, con la posibilidad de que extienda su vigencia un año más”. Esto ocurrió a mediados de abril. El 25 de ese mes el Legislativo sancionaba la norma.

En entrevista concedida a un diario local, el Zar de la Reconstrucción declara haber transferido 1,240 millones de soles (menos de 4 % del presupuesto estimado) “a ministerios y gobiernos regionales que supuestamente iban a ser socios de la reconstrucción” para que inicien los trabajos. Aunque luego anunció esto: “Ahora vamos a tomar el control de aquellas iniciativas en las que detectemos demoras de las autoridades”. Por favor. Si De la Flor no conocía la calidad de aquellos “socios” en quienes estaba confiando, entonces es un neófito en materia de la realidad nacional y, obviamente, una persona descalificada para asumir un cargo de tanta responsabilidad. Muy mala noticia.

Escribe: Luis García Miro Elguera / Diario Expreso

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *