Columnistas Noticias

El Puerto de Miraflores: Caballo de Troya

¿Dónde está, entonces, el incentivo económico que motiva este proyecto?

Ver llegar a la bahía de Lima cruceros repletos de visitantes cargados con energía y dinero puede ser muy atractivo para una ciudad que busca atraer más turistas. Por esa razón, los inversionistas detrás de la construcción del nuevo puerto de cruceros en Miraflores no han tenido problemas en vender su proyecto, ayudados, además, por medios que irreflexivamente difunden sus notas de prensa y por vecinos que de buena fe anhelan que su ciudad siga caminando hacia la única forma de modernidad que se promueve desde ciertos espacios.

Según dichas notas de prensa, el proyecto será fundamental para llegar a la meta de 7 millones de turistas al año el 2021. Aun así, cuando observamos los números nos damos cuenta de que el beneficio de este nuevo puerto sería marginal. Como ha señalado Alexandra Ames en una reciente columna, 750 mil personas visitan Sudamérica en cruceros cada año, de las que 30 mil llegan al Perú. Es francamente poco convincente que esa cifra se multiplicará sustancialmente por cambiar el lugar de desembarque de La Punta a Miraflores. ¿Dónde está, entonces, el incentivo económico que motiva este proyecto?

Todo parece indicar que se trata de un Caballo de Troya que busca posicionar la idea de un puerto, pero que en el fondo es un proyecto de privatización de la Costa Verde para construir comercios privados que funcionen todo el año y de acceso exclusivo para quien lo pueda pagar. Ese es el negocio detrás. El puerto parece solo un pretexto para sacarle la vuelta a la norma de intangibilidad de la franja costera. Habría que ser muy ilusos para pensar que casi 50 millones de dólares de inversión, más el mantenimiento mensual, se pagarán con unos pocos cruceros anclados al mes.

Así es como poco a poco seguiremos perdiendo espacios públicos, mientras se generan impactos imprevisibles en la dinámica marina de la bahía de Lima.

Escribe: Augusto Rey – regidor metropolitano / La República

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *