Columnistas Noticias

El gran negocio de la salud en el Perú – II parte –

La historia tiene su origen en la Ley de Modernización del Seguro Social en 1997 y uno de sus principales promotores fue el ex ministro de Salud Marino Costa Bauer, bajo el gobierno de Alberto Fujimori Fujimori.

Este ministro fue asesor de compañías aseguradoras y su norma permitió el ingreso de empresas privadas para cubrir las atenciones básicas de salud con el objetivo de descongestionar los hospitales del Instituto Peruano de Seguridad Social (IPSS), hoy Essalud. Estas empresas debían administrar dichos fondos y definir las clínicas -de su propiedad o de terceros- donde los afiliados de Essalud serían atendidos.

Los primeros en crear sus EPS; por intermedio de sus aseguradoras fueron Credicorp y Breca (entonces conocido como Brescia por el apellido de sus fundadores). En 1998, el Grupo Breca, dueño de Seguros Rímac, dio origen a Rímac EPS. Al año siguiente, el Grupo Credicorp, que controla Pacífico Seguros, creó Pacífico Salud EPS. Desde entonces, estas dos compañías –que juntas reúnen el 77% de los afiliados bajo este sistema– dominaron el mercado de administración de fondos privados de salud y absorbieron en el camino a sus competidoras.

El escenario cambió recién en el 2006, cuando la aseguradora de capitales españoles Mapfre Perú creó su propia EPS y La Positiva lo hizo en el 2012. El problema es que las EPS no sirvieron para descongestionar el seguro social, como se había ofrecido, sino que resultaron siendo un esquema lucrativo para sus propietarios. En este caso su asesor principal fue el exministro salud de Fujimori de estos dos grupos financiaros más grandes del Perú.

Desde la apertura a la inversión privada para la atención de la salud en él Perú; se consolidó un sistema que mercantilizó la salud de los pobres y la enfermedad de los peruanos se convirtió en un gran negocio. Esta política se consolidó en el segundo periodo de Alan García con la segunda reforma del sector salud promovida en el 2009.

La nueva Ley Marco de Aseguramiento Universal en Salud, promulgada ese año, abrió un segundo camino para que el Seguro Integral de Salud (SIS) subsidiado por el Estado, empiece usar los servicios de clínicas para cumplir con la población asegurada que todos los días saturan hospitales y Essalud al no poder cumplir con la demanda de pacientes. Para la elaboración de esta norma; el Ministerio de Salud contrató como consultor al médico y gerente general de la Clínica Stella Maris, Jorge Ruiz Portal. Como se puede apreciar, cada gobierno de turno ha favorecido a grupos de poder con una estrategia de debilitamiento de hospitales y postas médicas en el País, reduciendo recursos financieros y recurso humano a fin de justificar la reforma de aseguramiento universal que tiene una orientación para hacer ganar grupos de poder económico.

Todo esto sucede; cuando el Perú pasa por un período de estabilidad económica y de aumento de capacidad de pago de la población, para cuyo efecto los inversionistas instalaron en el 2011, una fórmula de negocio que los economistas conocen como integración vertical o concentración de empresas en el sector salud. Esto implica que los propietarios de las compañías aseguradoras y administradoras de fondos de cobertura médica, llamadas “Entidades Prestadoras de Salud” (EPS), puedan también ser dueños de clínicas, centros médicos y laboratorios para atender a sus clientes.

Lamentablemente, en la vida real del enfermo demandante de salud este sistema no funciona, por que continúan largas colas para sacar citas médicas, para sacar análisis, para farmacia y para todo tipo de servicios que los hospitales brindan al paciente. Por lo tanto, la famosa reforma de aseguramiento universal NO FUNCIONA A FAVOR DEL PACIENTE, más bien es un instrumento que logrado mercantilizar la salud en el País. Fuente: ojo-publico.com.

Como se puede apreciar en el presente informe; la salud en el Perú si ha convertido en un gran negocio para los grandes consorcios que tiene como uno de sus actores a empresarios nacionales en alianza con empresarios internacionales que fueron expulsados de otros países como Colombia y chile, pero que continúan operando en el Perú.

Para ello, cada gobierno de turno los ha favorecido, como el caso de Alan García que es investigado por corrupción que a la luz del presente informe recogido por ojo – publico, don Alan García ha favorecido a estos grupos que al presente año son más millonarios y dueños de la salud en el Perú.

“El Estado peruano; se ha puesto al margen de un negocio en el que no está protegido el paciente. Si se consolida una posición de control del mercado por parte de un grupo de empresas, se restringe la libre elección de servicios y, donde no hay libre elección, el tema de la calidad de atención pasa a un segundo plano”, advierte Mario Ríos, exsuperintendente adjunto de la Superintendencia Nacional de Aseguramiento en Salud (Sunasa), hoy Susalud.

Sobre estos problemas que afecta a millones de peruanos; también es necesario conocer cuál es la posición de la CGTP y la CUT PERU que tienen delegados representantes de los “trabajadores en ESSALUD” en cuyas centrales se encuentran afiliados sindicatos de empresas y entidades públicos del País.

Cada uno de estas centrales sindicales forman parte de centrales sindicales continental y mundial que agrupan a trabajadores organizados en el mundo. Lamentablemente; la mayoría de estas centrales sindicales, no existe rotación de nuevos dirigentes y continúan los mismos de siempre desde hace muchos años y compiten con congresistas de la República que se reeligen en sus cargos y otros han logrado influir entre sus afiliados para que sus centrales sindicales actúen como “partidos políticos para procesos electorales” para negociar y tener presencia en el escenario político.

Existe también el Colegio de médicos, sindicatos de trabajadores de Essalud, colegio de médicos, de enfermeras y trabajadores sindicalizados del Ministerio de salud que algunos de sus técnicos, enfermeras y médicos tratan peor que entenados a los pobres pacientes que llegan con sus dolencias y no son atendidos y/o en otros casos se dedican a atender asuntos personales y guardar citas para sus familiares. Al que se suma equipos médicos malogrados en todos los hospitales del País.

Es esta una realidad; las centrales internacionales al que se encuentran afiliadas centrales de trabajadores como la CSA (Central Sindical de las Américas) difunden declaraciones importantes como aquella: “reafirma su compromiso con la defensa de la Seguridad Social y de la Salud Laboral como Derechos Humanos y elementos estratégicos del Trabajo Decente. Revalida el contenido de la Plataforma Continental en Seguridad Social (PLACOSS), la Estrategia Sindical en Salud Laboral para las Américas (ESSLA) y la Plataforma de Desarrollo de las Américas (PLADA), como herramientas de acción sindical socio-político.

Defienden un modelo de seguridad social integral, solidario, redistributivo y universal bajo la responsabilidad del Estado, rechazando cualquier propuesta privatizadora. Por lo que, defiende que los Sistemas de Seguridad Social privados establecidos en la región sean revertidos en públicos. La salud y la vida de las/os trabajadoras/es no son una mercancía”. Lamentablemente; en un sistema que tiene como fin supremo “los negocios”, no serán posible aplicar, mientras continúe un sistema de seguridad incompleta e instituir un sistema de seguridad social integral y universal en el Perú. Para ello se hace necesario abrir un gran debate nacional para consensuar: la forma como si financiase, su sistema de administración con participación o no de: trabajadores, empresarios grandes, medianos, pequeños y microempresas. Para contribuir con este debate, en el próximo número alcanzaremos algunas ideas como ALTERNATIVA para: financiar y administrar un sistema de seguridad social integral y universal en el Perú.

Cadena de Farmacias y Boticas.

En los últimos años, Mifarma compró la propiedad de BTL (2011) Boticas Arcángel (2015) y Punto Farma (2016); con la finalidad de mantenerse en el segundo puesto de las cadenas de farmacias y boticas. Según la Digemid (Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas). En el año 1,998; las boticas independientes representaban el 86% de la venta total de los laboratorios, mientras que las cadenas farmacéuticas solo compraban el 14%. Sin embargo; en el 2009, cambió radicalmente las compras de las cadenas de farmacias en un 60% de las ventas de los laboratorios versus solo un 40% de farmacias de independientes.

En el presente año (2018); los especialistas advierten que la tendencia es similar y los voceros de Intercorp refieren que esta operación no concentra el mercado debido a que la suma de Inkafarma y Mifarma representa un total de 2,043 farmacias, es decir, el 18% de más de 11 mil farmacias existentes a nivel nacional. Sin embargo, es alarmante para la competitividad de la economía. Según el INEI, entre el 2004 y 2010 más del 80% del gasto en medicinas de los hogares peruanos se realizaba en las farmacias (incluidas boticas independientes). Y se supone que solo un 20% de peruanos compran sus medicamentos en farmacias de los hospitales y/o clínicas, lo que explica por qué los inversionistas desarrollan negocios en farmacias para ganar plata a costa de la salud y enfermedad de los peruanos y peruanas.

Escribe: Luis Valer Coronado – Consultor Municipal.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *