Internacional Noticias

Detienen en Rusia a un ‘jefe de la KGB’ que amenazaba a los militares para que sirvieran a la ‘URSS’

El hombre quien afirma ocupar multitud de altos cargos del ‘Gobierno de la URSS’, vendía a la gente la ciudadanía de un Estado inexistente. Ahora está acusado de promover el extremismo

En Ekaterimburgo (Rusia), la Policía ha registrado el domicilio de un hombre que se autodefine como un militar de alto cargo de la extinta Unión Soviética (URSS) y enviaba llamamientos a las unidades militares de la región para que empezaran a servir a la URSS.

De acuerdo con la cadena NTV, Andréi Zlokázov se hace llamar a sí mismo comandante en jefe de las fuerzas de la URSS y también dice ser su ministro de Asuntos Exteriores. En su vivienda se encontraron numerosas cédulas según las que Zlokázov también era el primer magistrado del país, el jefe de la KGB o el presidente del Tribunal Militar de la RSFSR (República Socialista Federativa Soviética de Rusia), entre otros ‘títulos’.

Entre los hallazgos figuran decenas de sellos, órdenes y decretos, todos en nombre del Gobierno de la URSS. Según los medios, el hombre pertenece a una organización activa desde 2010 que cuenta con cerca de 150.000 personas de toda Rusia que se consideran ciudadanos de la Union Soviética.

Miles de millones de rublos para cada ciudadano ‘soviético’

Zlokázov es un activo bloguero que busca a gente a través de las redes sociales para que se unan a la URSS, ofreciéndoles pasaportes para convertirse en ciudadanos soviéticos.

El ‘presidente de la URSS’ y principal ideólogo de la organización se un hombre llamado Serguéi Taraskin, residente en Moscú. Sus partidarios creen que la Union Soviética no se disolvió, sino que fue “ocupada por los enemigos”, y que el Gobierno actual del país y todos sus actos legislativos, incluida la Constitución de Rusia, son ilegítimos.

Precisamente, estos intentos de someter a los militares llamaron la atención de la Policía. El hombre está acusado ahora de llamamiento público a la actividad extremista y ha sido puesto bajo restricciones de desplazamiento.

Pese a todo, el hombre continúa con su actividad de reclutar gente a través de la Red para las ‘Fuerzas Armadas de la URSS’ y afirma que su caso debe ser investigado por un Tribunal Militar, no por la justicia civil.

También se ha abierto una causa penal contra varios otros miembros de la organización, residentes en otras ciudades. La investigación va a presentar una petición ante la Fiscalía General para que la URSS sea reconocida como una organización extremista.

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *