Columnistas Noticias

Con Dios y con el Papa

Bienvenido enviado de Dios con tu mensaje de renovada fe y tú rezar por el Perú.  Te saludamos Papa Francisco con la reverencia de un país creyente, inmerso en un ostracismo que amenaza su presente y futuro. En estos momentos difíciles, nos identificamos con tu mensaje de ‘Unidos por la esperanza’ pero con respeto a nuestra dignidad.

Tu llegada se da en momentos que parecen querer crucificarnos la corrupción, la coima y la impunidad. Asociación que se va develando ante la magnitud de sus delitos, mentiras y marcada complicidad, de quienes ante crucifijos, juraron gobernar para el pueblo, por el pueblo y propiciar el desarrollo del país.

Las evidencias van confirmando que gran parte de nuestra clase política y su promesa electoral, constituyen una estafa a la fe de un pueblo, cuyo mayor error, es haber creído en falsos discursos. Somos un país pacífico, una sociedad preocupada en sembrar valores, pero carente de válidos referentes en los estamentos de gobierno llamados a impulsar verdad y confianza, que permitan cimentar el desarrollo de un pueblo, que se niega a convivir con el dejar hacer, dejar pasar, con el que roba y hace obra, males que creíamos estar derrotando, pero que nos estallan en la esperanza que el sumo pontífice, nos viene a reafirmar.

Bienvenido líder de la Iglesia Católica, permite que con la fe, decisión y compromiso, construyamos esa patria que reclaman esos niños, jóvenes y adultos que hoy se apostaron en las calles y avenidas por donde cruzabas dando tu bendición y que te aclamaron en la Nunciatura Apostólica. Ellos son el motivo de principal de nuestra lucha. “Un canto de paz, canto de amor, unidos por la esperanza y libertad, sí Papa Francisco pero con justicia social, decencia y respeto a los valores

Así como el profeta Moisés, recibió de Dios el encargo para liberar al pueblo hebreo de la esclavitud y conducirlos hacia la “Tierra Prometida”, los peruanos estamos dispuestos a luchar por librarnos de políticos que ven al Perú como su botín y van en posta desde hace muchos años.

Hay la necesidad de rezar por nosotros Santo Padre, para dejar la indiferencia y usando de los moldes democráticos y nuestra responsabilidad, aprendamos a elegir nuestros “Moisés” o la versión inca, que fija la leyenda de Manco Cápac y Mama Ocllo y provistos de una vara, ir buscando el terreno fértil de buenos gobernantes y ahí hundir nuestras esperanza y con la fe de un pueblo, construir una gran Nación que merecemos los peruanos.

Siga su viaje pastoral por Puerto Maldonado y Trujillo. Retorne a Lima y fomente de acuerdo a su prédica, que en nosotros germine el compromiso por la reconstrucción moral, social y nacional. Que florezcan en nuestros corazones la fe y la fuerza de nuestras convicciones. No hay pacto con la corrupción ni la mentira. Ellos no nos van a sacrificar en las cruces de la injusticia social.

Tu bendición Papa Francisco. Rezaremos por ti, como es tu pedido y estamos seguros que su Santidad, sabrá interceder ante Dios para libramos de tantos judas y fariseos, en ello, cuenta con la justa lucha de un pueblo que ya decidió decir basta a la impunidad, porque como reza el refrán: A Dios rogando y con el mazo dando.

Escribe: Guillermo Avendaño Cavero – periodista

One comment

  1. Muy acertado artículo que pone de manifiesto y apunta a lo sustantivo de la visita de Francisco. Ojalá sea escuchado por la clase política tan presente en los Actos Oficiales. Pero tan ausente a escuchar los llamados de atención de parte del Vicario de Cristo en la tierra.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *