Locales Noticias

Cenepred: 62 de 2,000 municipios y regiones cuentan con plan de prevención

Otros 97 documentos están en proceso de aprobación

De 2,000 instituciones de los tres niveles de gobierno —mayoritariamente municipios y gobiernos regionales—, que deben contar con el Plan de Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (PPRRD), solo 62 cuentan con esa herramienta aprobada y con una vigencia de tres años.

Así lo reveló el jefe del Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (Cenepred), vicealmirante (r) Wladimiro Giovannini y Freire, quien precisó que otros 97 planes están en proceso de aprobación.

El Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres elabora escenarios de riesgos, los cuales son entregados a las autoridades.

«Este documento nos permite conocer los riesgos existentes [en cada localidad]. Si no conozco los riesgos y peligros existentes es imposible que tome decisiones adecuadas: dónde ubico a la población, dónde ubico un colegio, por ejemplo», aseveró en diálogo con nuestra fuente.

Los peligros

Perú es un país que tiene muchísimos peligros: heladas y friajes, sismos y tsunamis, deslizamiento de tierras, inundaciones, etcétera. «Todo el año se caracteriza por presentar la ocurrencia de estos fenómenos; cada distrito tiene cierto tipo de peligro», indicó.

«Y si no hemos hecho la tarea de prevención y reducción van a terminar en un desastre con consecuencias lamentables, tanto en pérdidas humanas como de infraestructura», remarcó.

Invertir en prevención

El Cenepred reafirmó que estar preparado para los desastres es bueno, pero no es suficiente; es preferible invertir en prevenir y reducir los desastres que invertir en pagar por los desastres ocurridos.

Por ello la importancia de contar con el PPRRD, con una proyección de tres años, que resulta de la planificación de una serie de acciones orientadas a prevenir y reducir el riesgo, así como evitar la generación de nuevos riesgos; su elaboración pasa por un análisis técnico del territorio.

«El plan debe tener una vigencia a través del tiempo porque tiene que articular los proyectos de inversión pública. La configuración del territorio no cambia y muchos de los peligros son recurrentes, lo que tiene que hacerse es actualizarlo en forma permanente», subrayó.

SIGRID

Para elaborar el PPRRD, lo primero que hay que hacer es recopilar, buscar y generar información, a través de mecanismos y procedimientos, como las evaluaciones de riesgos y el Sistema de Información para la Gestión del Riesgo de Desastres (Sigrid).

El Sistema de Información para la Gestión del Riesgo de Desastres del Cenepred está a disposición de la población.

«El Sigrid es una herramienta potentísima que recoge toda la información especializada [administrativa y geoespacial] sobre los riesgos de desastres en el país y el Cenepred capacita a las autoridades en su uso», dijo.

La población también puede acceder a ella de manera gratuita y consultar, analizar, monitorear y descargar información que contribuye en la implementación de los procesos de estimación, prevención y reducción del riesgo de desastres y la reconstrucción. «Es una herramienta valiosísima que tiene que estar a disposición de todos los peruanos», aseveró.

Escenarios de riesgo

Asimismo, el Cenepred determina los escenarios de riesgo, los cuales son difundidos «a través de todos los medios posibles»: documentos enviados a las autoridades, correos electrónicos, se pone en el Sigrid, en la página web de la institución.

Los escenarios de riesgo incluyen información sobre la cantidad de población vulnerable, así como las viviendas, colegios y demás infraestructura que pueden ser afectadas de configurarse el desastre por el peligro advertido, detalló.

«Desde el 2017 hemos enviado 166,000 correos electrónicos para informar cuáles son los escenarios de riesgo. Con una mejora en el sistema, ahora logramos saber si fueron leídos o no», comentó a la Agencia Andina.

El jefe del Cenepred precisó que cuando hay escenarios de riesgo se difunden; por ejemplo, en la época del Fenómeno El Niño Costero se hacían de manera diaria a partir de la información proporcionada por el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi).

Marco legal

Giovannini y Freire refirió que «estar preparado para los desastres es bueno, pero no es suficiente; es preferible invertir en prevenir y reducir los desastres –es decir, en mitigarlos– que invertir en pagar por los desastres ocurridos».

Especialistas del Cenepred monitorean los peligros y riesgos en todo el territorio nacional.

De acuerdo con proyecciones internacionales, «por cada sol invertido en prevención y reducción de riesgos de desastres, ahorraré al país entre 10 y 15 soles en reparar el desastre. Eso es lo que hay que entender», manifestó.

Señaló que por muchos años los gobiernos reaccionaban ante los desastres, mas no prevenían. Recién en el 2011 se creó el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo de Desastres (Sinagerd), mediante la Ley Nº 29664, que incluye la prevención y reducción de riesgos.

En su artículo 39 establece que las entidades públicas en todos los niveles de gobierno deben formular, aprobar y ejecutar el Plan de Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres, así como planes de preparación, operaciones de emergencia, educación comunitaria, rehabilitación y contingencia.

La gestión prospectiva y correctiva del riesgo de desastres debe ser una tarea y responsabilidad de carácter permanente de las autoridades regionales y locales, en beneficio de la sociedad.

Acompañamiento

Por su parte, la titular de la Dirección de Fortalecimiento y Asistencia Técnica del Cenepred, Ena Coral, explicó que el 2018 la institución brindó acompañamiento a 145 entidades y este año se prevé hacer lo propio con 138.

Hizo hincapié en que la formulación y elaboración del documento es responsabilidad de los gobiernos regionales, municipales y entidades del Gobierno nacional; el Cenepred se encarga de brindar asistencia técnica permanente por medio de 13 profesionales.

«No es un instrumento que se pueda hacer de manera muy rápida», advirtió al señalar que hay diversas razones por las que no se llega a la aprobación; por ejemplo, se carece de información técnica y, en ese caso, habrá que levantarla.

Una vez aprobados los planes por la entidad pública que los elaboró es remitido al Cenepred, que se encarga de verificar que se haya hecho acorde con la normativa vigente. Tras ello estará listo para que el municipio o gobierno regional lo apruebe mediante ordenanza.

Las municipalidades provinciales del Cusco, Acomayo, Puno, San Román y Tambopata, así como los gobiernos regionales del Cusco y Puno fueron las primeras entidades en aprobar su respectivo plan de prevención en el 2017.

«Nos hemos puesto como meta superar los 140 planes de prevención y reducción a fines de este año. Porcentualmente aún será poco [de los 2,000 que se deben existir], pero hemos avanzado muchísimo con respecto a lo que había», enfatizó Giovannini. Hasta del 2017 solo había siete planes, pese a que se brindó asistencia permanente a 108 instituciones.

Esta situación refleja que aún no existe una cultura de prevención arraigada en el país, pero se están dando los esfuerzos, no solamente por Cenepred, sino también por el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), para avanzar en el tema.

«Creo que tenemos que caminar mucho más rápido para lograr una sociedad más segura, más resiliente, más prevenida y más preparada para afrontar los riesgos», puntualizó.

Fuente: Andina – Jessica Olaechea Tejada

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *