Columnistas Noticias

¿A que juega la Procuraduría?

El día de ayer el Juez Concepción Carhuancho, con su resolución en la práctica le dio la calidad de “colaborador eficaz” lo que se le denomina en el Brasil como “colaboración premiada” a Jorge Baratta representante de la empresa brasileña en el Perú, lo que le permitiría a los fiscales peruanos contar con un gran colaborador que pueda declarar contra políticos y funcionarios del Estado, Odebrecht habría sobornado para obtener la ejecución de proyectos millonarios así como el financiamiento de campañas electorales.

Obviamente que estas informaciones deben de ser corroboradas a fin de que mantenga Baratta esa condición por lo que toda declaración que pueda verter lindaría con la verdad.

Los peruanos estamos convencidos que si hubo corrupción y la importancia de saber con nombres y apellidos de nuestros políticos y funcionarios protagonistas de ésta corruptela se hace una gran necesidad. Pero al parecer la Procuraduría General de la República no es de la misma idea, ya que al tener conocimiento de la Resolución del Juez Carhuancho apeló a dicha decisión judicial a fin de que no se le reconozca al brasileño como colaborador eficaz. ¿A que juega éste organismo defensor del Estado o sea de todos los peruanos?

Es por demás sabido que la Procuraduría depende orgánicamente del Ministerio de Justicia y por ende de la Presidencia de la República y que habría recibido la orden de apelar dicho fallo judicial. ¿Cuál es la intención? ¿Evitar que Baratta con sus declaraciones involucre al Presidente de la República en la concesión de la Interoceánica que inicialmente fue presupuestada por la suma de 980 millones de soles y hoy estaría costándoles a todos los peruanos la friolera suma de 4,550 millones de soles?

Es menester, que se sepa por la salud moral de nuestro país la verdad y se denuncie judicialmente a los políticos y funcionarios involucrados en esta red criminal y de una vez por todas se sepa toda la verdad con respecto a Keiko Fujimori, Alan García, PPK y otros, que al parecer sus destinos estarían en las manos del delincuente Jorge Baratta a quien le saldría barato este lío judicial.

Por supuesto que la novela continúa y no se sabe cuál sería el final. ¿Estarán los fiscales a la altura de investigar con la imparcialidad del caso a líderes políticos? ¿O esperaremos que la justicia extranjera tome cartas en el asunto como es el caso de Burga ex-Presidente de la Federación Peruana de Fútbol ,el mismo que se encuentra en la cárcel norteamericana en un proceso judicial que no fue investigado en el Perú? Vaya uno a saber. Así no juega Perú.

Escribe: Jesús Alcides Arenas – Contacto Directo

Leave a Reply

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *